Temas Especiales

28 de Sep de 2020

América

Tres claves sobre las elecciones en EEUU y el 'super martes'

Este martes, conocido en EEUU como 'Super Tuesday', podría perfilar las candidaturas demócratas que tendrán que enfrentar al presidente Donald Trump, que probablemente será abanderado republicano

Las encuestas colocan a Bernie Sanders como el candidato con mayor probabilidades de salir fortalecido en el “super martes”.EFE

El próximo 3 de marzo tendrá lugar el “super martes”, la primera gran cita electoral en la feroz lucha por la presidencia de EEUU.

Como parte de las elecciones primarias dentro del esquema bipartidista del país, estos comicios suelen ser el primer filtro que decanta las candidaturas y va perfilando quiénes tienen más chance de disputar la Casa Blanca en los comicios generales del 3 de noviembre de 2020.

Todas las señales apuntan a que Donald Trump será el abanderado del Partido Republicano, en busca de cuatro años más de gestión; del lado demócrata, la situación se presenta incierta con una dispersión del voto y una división interna que amenaza con entregar la reelección al magnate inmobiliario.

El campamento, laborei ctotatis utae rempore tCREDITO CREDITO CREDITO

¿Qué está en juego el “super martes”?

El “Super Tuesday” es una fecha clave de las primarias bipartidarias, donde se elige un número importante de delegados para la Convención Nacional de ambos partidos, escenario del que saldrá el candidato o candidata presidencial.

Los republicanos tienen su convención del 24 al 27 de agosto, mientras que la de los demócratas será del 13 al 16 de julio.

Tres claves sobre las elecciones en EEUU y el 'super martes'

La importancia de este martes radica en que en un solo día se eligen los delegados de 14 estados, algunos de ellos vitales por el número de delegados que están en juego. Los mismos son electos por votos en urnas o “caucus” -asambleas partidistas-.

Mientras la mayoría de analistas y encuestas colocan a Trump ganando la candidatura republicana, los demócratas aún deben decidir entre ocho candidatos.

El Partido Demócrata elegirá este martes 1,991 de 3,979 delegados de la Convención en estados donde reside al menos el 40% de la población del país, con lo cual su resultado puede ser decisivo para ganar la nominación.

El reto para los candidatos demócratas no solo está en el número de votantes o la extensión que deben recorrer para conseguir apoyo, sino también la gran diversidad étnica y sociopolítica que hay entre los diferentes estados.

¿Cuáles son las candidaturas demócratas?

Dos mujeres y seis hombres forman la batería de candidatos del Partido Demócrata. A la cabeza de las encuestas está Bernie Sanders, senador de Vermont, con la agenda más social y a la izquierda de todos los aspirantes. Tras sus triunfos en Nevada, Iowa y New Hampshire, podría consolidar su candidatura de alcanzar un triunfo el martes.

El campamento, laborei ctotatis utae rempore tCREDITO CREDITO CREDITO

Le siguen en los sondeos Joe Biden, exvicepresidente de la era Obama y considerado hasta las últimas semanas como el candidato institucional, necesita una victoria contundente luego de los fracasos en Iwoa y New Hampshire.

Está también Mike Bloomberg, multimillonario y exalcalde de Nueva York. Incorporado tarde a la contienda demócrata es conocido por haber invertido unos 450 millones de dólares, solo en pocos meses de primarias. Su pasado en el Partido Repúblicano y su condición de supuesto “rico-antiTrump” genera dudas entre los sectores más progresistas de la base demócrata.

Luego están Elizabeth Warren, senadora de Massachusetts y representante también de otro sector del ala progresista del partido; Pete Buttigieg, exalcade de South Bend (Indiana), el más joven de los candidatos que se presenta como “moderado” ante Sanders.

Últimos en la mayoría de las encuestas se encuentran Amy Klobuchar, senadora por Minnesota; Tulsi Gabbard, congresista por Hawai; y Tom Seyer, empresario y millonario.

¿Cómo se elige al presidente de EEUU?

En el sistema electoral estadounidense el cargo de presidente se elige de manera indirecta a través de colegios electorales por estado que a su vez están compuesto por electores, la cantidad de estos es proporcional al porcentaje de habitantes y al número de representantes y senadores en el Congreso.

Aunque este esquema permite, al menos en papel, la participación de múltiples partidos, los comicios se disputan entre los dos principales colectivos (demócratas y republicanos) con mayor influencia, estructura y dinero.

Luego de que se definan las candidaturas de ambos partidos, situación que debe ocurrir entre mediados de julio y finales de agosto, arranca la campaña electoral hasta el 3 de noviembre, cuando los ciudadanos emiten sus votos por el elector que respalde a una de las candidaturas presidenciales.

Los electores o compromisarios son lo que deben elegir al presidente, un total de 538. Aquel candidato que obtenga 270 votos será elegido jefe del Ejecutivo.

El camino a la Casa Blanca es largo. Si bien oficialmente la campaña presidencial dura poco más de dos meses tras conocerse los abanderados de cada partido, en la práctica los aspirantes deben resistir hasta un año de campaña si se suman las primarias, lo que los obliga a gastar millonarias sumas de dinero, fondos en los que las grandes empresas y corporaciones juegan un rol decisivo al momento de apuntalar a los candidatos de su elección.