Temas Especiales

14 de Jul de 2020

América

Dieciséis muertos y 33 desaparecidos por fuertes lluvias en Brasil

Entre los fallecidos figuran una madre y su bebé, así como dos bomberos que trabajaban en el rescate de varias personas tras un deslizamiento en un cerro

Un bombero busca a los desaparecidos tras un derrumbe en Guarujá.EFE

Al menos dieciséis personas, entre ellas dos bomberos y un bebé, murieron, mientras que otras 33 están desaparecidas en ciudades del litoral de Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, por las fuertes lluvias que castigan la región desde la tarde del lunes, informaron este martes fuentes oficiales.

Según el Cuerpo de Bomberos, 14 de los fallecimientos se registraron en el municipio de Guarujá, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo, otro en Sao Vicente y un último en Santos, tres de las ciudades más afectadas por las lluvias que azotan todo el estado de Sao Paulo desde hace semanas.

De acuerdo con el último balance divulgado por las autoridades, el número de desaparecidos fue reducido desde los 45 reportados en la mañana de este martes hasta 33 en el nuevo boletín tras una verificación de los nombres incluidos en la lista.

Entre los fallecidos figuran una madre y su bebé, así como dos bomberos que trabajaban en el rescate de varias personas en un cerro de Guarujá.

Los dos bomberos “estaban intentando rescatar a un niño enterrado cuando se produjo un segundo deslizamiento y ellos también fueron sepultados”, explicó a los periodistas el coronel Max Mena, comandante del Cuerpo de Bomberos.

Entre las víctimas mortales igualmente se encuentra una pareja de ancianos, que murió tras el derrumbe de su vivienda, y una persona que vivía en una residencia de mayores.

En Santos, una mujer de 30 años falleció a raíz de un deslizamiento de tierra, mientras que una niña fue rescatada con vida e ingresada en un hospital de la región con diversas fracturas y en estado de gravedad.

Según Defensa Civil, la región del Guarujá fue la más afectada por las intensas lluvias y es donde se concentra el mayor número de desaparecidos.

“Estamos trabajando para localizar personas con vida, pero es una carrera contra reloj, porque sabemos que, cuanto más pasa el tiempo, más difícil será encontrar supervivientes”, señaló el director de Defensa Civil, mayor Henguel Ricardo Pereira, a la cadena televisiva Globo.

Por su parte, el Cuerpo de Bomberos indicó que ha movilizado un total de 29 vehículos y un efectivo de 100 agentes para auxiliar en las labores de búsqueda y rescate.

Asimismo, el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, explicó que igualmente participan en los trabajos de búsqueda equipos de Defensa Civil y de la Policía Militarizada, y anunció medidas de urgencia para apoyar a los desalojados, hasta ahora 207, y a los familiares de las víctimas.

Los temporales han provocado inundaciones en diferente puntos de las ciudades del litoral paulista y varias localidades amanecieron completamente cubiertas de agua.

Se registraron inundaciones en centros de salud, caídas de barreras en las principales carreteras de acceso a las ciudades afectadas y derrumbe de decenas de árboles.

Asimismo, el servicio de transporte público fue paralizado en diversos puntos de la región y varias vías están bloqueadas.

Según las autoridades, la tormenta se produjo debido a la formación de un área de baja presión en el litoral de Sao Paulo, asociada a la circulación de los vientos en los niveles más altos de la atmósfera.

La Defensa Civil indicó que, en las últimas 12 horas, el acumulado de precipitaciones en Guarujá fue de 282 milímetros, mientras que en Santos fue de 218 milímetros.

Para todo marzo, estaba previsto un acumulado de 257,3 milímetros de agua.

Para este martes, la previsión es de lluvias moderadas a fuertes a lo largo de todo el día, que se extenderán hasta la madrugada.

Desde inicios del año, los estados de Sao Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro, todos en la región sureste de Brasil, han registrado intensos temporales que han dejado un rastro de destrucción.

Hace dos semanas, un fuerte temporal paralizó la ciudad de Sao Paulo, la más poblada del país, y dejó algunas de sus principales vías y barrios completamente inundados, además de líneas del metro y tren suspendidas y el tráfico colapsado.

Los aguaceros de las últimas semanas también han afectado a Río de Janeiro, donde al menos cinco personas murieron durante el fin de semana.