Temas Especiales

13 de Jul de 2020

América

La Justicia peruana aprueba segundo pedido de extradición del expresidente Toledo

La Corte Suprema de Perú aprobó este miércoles la presentación a EEUU de un segundo pedido de extradición del expresidente Alejandro Toledo y su esposa, como parte de una investigación por presunto lavado de activos

El expresidente peruano Alejandro Toledo.
El expresidente peruano Alejandro Toledo.EFE

La Corte Suprema de Perú aprobó este miércoles la presentación a Estados Unidos de un segundo pedido de extradición del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), que en esta ocasión también comprende a su esposa, la belga Eliane Karp, como parte de una investigación por presunto lavado de activos.

La decisión fue tomada por la Sala Suprema Penal Permanente de la Corte Suprema, que preside el magistrado César San Martín, que la semana pasada evaluó esa solicitud, presentada por la Fiscalía como parte del llamado "caso Ecoteva".

Este caso comprende la investigación que se hace a una empresa fundada en 2012 en Costa Rica por la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, para adquirir propiedades inmobiliarias en Lima y en las playas del norte de Perú.

La Fiscalía señala que Toledo usó a Ecoteva para recibir millonarios sobornos supuestamente entregados tras haber favorecido durante su gestión a las empresas brasileñas Odebrecht y Camargo y Correa con la licitación de la Carretera Interoceánica.

SEGUNDO PEDIDO DE EXTRADICIÓN

La decisión de la Corte Suprema fue comunicada en Twitter por el Poder Judicial, que precisó que las "resoluciones consultivas" con los detalles del caso serán publicadas este jueves.

El tribunal supremo emitió su fallo después de que San Martín anunciara la semana pasada que se pronunciarían lo más pronto posible, ya que el expediente del caso, cuya sustentación estuvo a cargo del fiscal supremo Víctor Rodríguez, era voluminoso.

Toledo espera actualmente en la cárcel de Santa Rita, en California, la decisión de las autoridades de ese país sobre el primer pedido de extradición presentado por Perú el año pasado, por supuestamente haber recibido millonarios sobornos por la concesión de la Carretera Interoceánica.

EL CASO ECOTEVA

Según las investigaciones de la Fiscalía, Toledo recibió millonarios sobornos de Odebrecht mediante el empresario peruano-israelí Josef Maiman, quien supuestamente luego ingresó ese dinero a cuentas en Costa Rica, entre ellas de Ecoteva.

Maiman, quien reside en Israel, aceptó a fines del año pasado ser "colaborador eficaz" (delator premiado) de la Fiscalía peruana, tras haber declarado que prestó las cuentas de sus empresas para recibir unos 35 millones de dólares de Odebrecht para Toledo.

Por ese motivo, el exgobernante está imputado por la presunta comisión de los delitos de lavado de activos, colusión y tráfico de influencias y desde febrero de 2017 tiene una orden de captura internacional y un mandato de 18 meses de prisión preventiva.

LA DEFENSA DE TOLEDO

El expresidente, que niega las acusaciones de la Fiscalía y de Maiman, denunció a inicios de este mes inconsistencias y presuntas declaraciones bajo coerción de los testigos, entre los que también figura el brasileño Jorge Barata, exapoderado de Odebrecht en Perú.

Barata aseguró a la Fiscalía peruana que la empresa pagó entre 2004 y 2010 varios millones de dólares a Toledo a cambio de favores como la adjudicación de dos tramos de la Interoceánica.

Este miércoles también se informó que el juez Richard Concepción Carhuancho declaró fundado un requerimiento de la Fiscalía que pidió prorrogar durante tres meses otra investigación que sigue contra Toledo y otras personas, entre ellas exrepresentantes de Odebrecht, por la concesión de la Carretera Interoceánica.

TOLEDO APELA

Toledo apeló este miércoles la decisión de un juez de EE.UU. de mantenerlo en prisión, tras denegarle la libertad bajo fianza y considerar que el riesgo de que se fugue aumentó en los últimos meses, ya que se descubrió que él y su esposa mantenían escondidos activos por más de un millón de dólares.

La defensa del exgobernante presentó un breve documento ante la Corte del Distrito Norte de California, al que tuvo acceso Efe, en el que anunció que recurrirá ante la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU.

Esa instancia judicial inmediatamente inferior al Tribunal Supremo tiene su sede en San Francisco y ha cobrado mucha relevancia en su país durante la Presidencia de Donald Trump, dado que su composición es generalmente considerada de tendencia progresista.