Temas Especiales

15 de Apr de 2021

América

La pandemia no da tregua a Chile, que se encamina a aplazar las elecciones

Tras su aprobación en la Cámara de Diputados, la propuesta será debatida este miércoles por el pleno de la sala antes de pasar al Senado

El presidente de Chile, Sebastián Piñera.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera.Archivo | EFE

Chile dio este martes el primer paso para postergar al 15 y 16 de mayo las elecciones municipales, regionales y de delegados constituyentes previstas en un primer momento para el 10 y 11 de abril debido a la virulencia con la que está golpeando la segunda ola de covid-19, que viene registrando cifras récord de contagios y tiene los hospitales al límite.

La propuesta gubernamental de aplazar los comicios avanzó en su tramitación parlamentaria con su aprobación esta jornada en comisiones de la Cámara de Diputados y será debatida este miércoles por el pleno de la sala antes de pasar al Senado.

Los legisladores respaldaron la exposición del Ejecutivo y de la comunidad médica de que no se dan las condiciones sanitarias adecuadas para llevar a cabo las votaciones dentro de dos semanas, pero exigieron que las autoridades dispongan todas las medidas necesarias para que los comicios puedan realizarse con seguridad en la nueva fecha propuesta.

Asimismo, hicieron ver la necesidad de que se extiendan las ayudas sociales y económicas a la población para sofocar las consecuencias de la pandemia y las cuarentenas.

En paralelo al debate en el Congreso, tanto el presidente del país, Sebastián Piñera, como algunos de sus ministros mantuvieron reuniones con legisladores de su bloque político y de la oposición para tratar de llegar a acuerdos en este sentido de cara a la votación en el pleno de la Cámara del proyecto.

"El compromiso, la voluntad de nuestro Gobierno es que nadie se quede sin ayuda, nadie se quede sin acompañamiento y alivio si lo necesita", dijo Piñera tras mantener un encuentro con la presidenta del Senado, Yasna Provoste, y el presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen.

Otro punto caliente del debate que generó opiniones muy distantes es la suspensión de la campaña electoral que contempla el proyecto, por entender quienes se oponen a esta medida que perjudica a los candidatos de menos recursos frente a quienes optan a una reelección o forman parte de estructuras partidistas tradicionales.

De concretarse el aplazamiento de las elecciones, será su segunda modificación, pues ya a comienzos de este mes de marzo se fijó que se realicen en dos días y no solo en una jornada, como en un principio iban a ser (11 de abril), apuntando a evitar las aglomeraciones en los locales de votación debido a la extensión de las papeletas y cargos a elegir.

Situación crítica en las UCI

Uno de los aspectos que más influyó para proponer el aplazamiento de las elecciones fue la situación límite en la que se encuentran las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) del país, con una tasa de ocupación del 95 % a nivel nacional y del 98 % en algunas regiones.

"El aumento de personas contagiadas, así como de personas que han debido ser hospitalizadas, está exigiendo a nuestro sistema de salud y al personal médico hasta el límite de sus capacidades. Como Gobierno estamos trabajando al máximo para mantener controlada la pandemia", afirma el texto del proyecto de ley para aplazar las elecciones.

El presidente, por su parte, también esgrimió el hecho "de que muchas personas manifestaban su intención de no ir a votar por evitar riesgo de contagio, lo cual comprometería la participación y la legitimidad de las elecciones".

"Las razones detrás de esta propuesta son dos: proteger la salud y la vida de los chilenos, y proteger la salud y la legitimidad de la democracia", aseveró el mandatario a la prensa esta mañana.

La determinación de la nueva fecha de los comicios considera que el proceso de vacunación contra la covid-19 se encontrará entonces más avanzando, previendo un efecto positivo de la vacunación masiva.

El país ha inoculado hasta la fecha a cerca de 6,7 millones de personas, casi la mitad con las dos dosis, y mantiene un ritmo de inyecciones entre los punteros del mundo, sin embargo, según los expertos y las autoridades sanitarias, solo a partir de mediados de abril comenzará a verse el efecto de este proceso.

Por contra, la sensación de tranquilidad que aportaba el progreso del programa de vacunación, junto con la resaca de las vacaciones del verano austral, derivó en una segunda ola que antes de este martes sumó cinco días consecutivos marcando récords de más de 7.000 contagios diarios.

La situación llevó a las autoridades a decretar nuevas cuarentenas totales que afectan al 80 % de la población del país y llegaron a abarcar al 97 % durante el pasado fin de semana, cuando entraron en esa situación los sectores que gozan de menos restricciones solo de lunes a viernes.