20 de Oct de 2021

América

Cuba, en una 'tensa calma' tras las protestas y aún sin internet

Hasta el momento no se han registrado nuevas protestas en la isla. El gobierno levantó límites y aranceles para introducir insumos tras la presión en la calles. Organizaciones de DDHH exigen liberación de detenidos

Cuba, en una 'tensa calma' tras las protestas y aún sin internet
Las protestas fueron las más grandes desde el llamado “maleconazo” de 1994.EFE

Tras cumplirse cuatro días de las inéditas protestas en Cuba, que se saldaron con varios detenidos y enfrentamientos entre la policía y manifestantes, el país está “en calma” aunque aún sin conexión con datos móviles.

Organizaciones de derechos humanos denuncian de cientos de detenidos que aún no han sido liberados, sin que todavía se conozcan cifras oficiales.

Aunque la conexión de internet wifi que se mantiene en lugares públicos y residencias está funcionando, las redes de datos móviles siguen fuera de operaciones.

Grupos opositores atribuyen la desconexión a una medida deliberada del gobierno para enfriar las protestas, mientras que el Ejecutivo cubano asegura que han sido “fallos” en al red de la empresa pública de comunicaciones Etecsa y que están “trabajando” para su restablecimiento.

El canciller cubano Bruno Rodríguez eludió el martes en una conferencia de prensa explicar de forma explícita si el apagón de internet móvil es una decisión del Gobierno cubano y se lo atribuyó a la situación por la crisis económica que vive la isla.

Las protestas del pasado domingo 11 de julio fueron las más grandes desde 1994, cuando el llamado “maleconazo”, en el que un grupo de cubanos salió a protestar por la complicada situación económica que vivía entonces el país, luego de que se derrumbara la Unión Soviética, perdiendo su principal socio comercial y con ello el desplome de golpe de más del 30% de su producto interno bruto.

Esto sumado al arreciamiento en los últimos años del bloqueo impuesto por Estados Unidos desde 1962.

Actualmente, en la isla se hace un paralelismo con ese momento histórico, dada la escasez de medicamentos, alimentos, productos básicos y los largos cortes de electricidad.

Esto agravado por las condiciones impuestas mundialmente con la pandemia de covid-19, que ha registrado en el país un aumento exponencial en las últimas semanas.

Si bien el Gobierno cubano admite que existe una severa crisis económica y descontento entre la gente, este atribuye la mayor parte de las manifestaciones a las “injerencias” de Estados Unidos en su política interna.

Unos tres días después de que los cubanos se echaran a la calle, el gobierno respondió levantando los límites y aranceles para introducir en la isla comida, productos de aseo y medicamentos, una medida que estará vigente hasta final de año.