Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Mundo

21 muertos en Afganistán

KANDAHAR, AFGANISTÁN. Veintiuna personas, incluidos 16 insurgentes, un policía y cuatro civiles, murieron ayer en diferentes ataques y ...

KANDAHAR, AFGANISTÁN. Veintiuna personas, incluidos 16 insurgentes, un policía y cuatro civiles, murieron ayer en diferentes ataques y combates en Afganistán, entre ellos un atentado suicida en el sur del país y un disparo de cohetes contra la capital, Kabúl.

En la provincia sureña de Zabul, un kamikaze mató a cuatro civiles y a un agente e hirió a 19 personas (16 civiles) al hacerse estallar ayer cerca de un vehículo de los servicios de inteligencia afganos.

El atentado no fue revindicado pero el ataque es similar a los perpetrados por los m ilicianos talibanes, que habitualmente atacan a los servicios de seguridad como parte de una insurgencia que alcanzó niveles récord este año, y quienes han prometido afectar la votación del 20 de agosto.

Dieciseis civiles, incluidos tres niños, dos agentes de los servicios de inteligencia y un policía, resultaron heridos, indicó Ghulam Jailani, jefe adjunto de la policía provincial.

En la cercana provincia de Helmand,una de las más violentas del país, enfrentamientos entre el ejército afgano y la insurgencia dejaron 15 rebeldes muertos, según informó el general Mohaidin Ghori.

Por otra parte, en Kabul, los talibanes revindicaron el lanzamiento de ocho cohetes que cayeron al amanecer y señalaron que el objetivo era una base militar afgana y el aeropuerto internacional.

Los ataques no provocaron víctimas mortales, aunque un niño fue herido por trozos de vidrio y un hombre sufrió lesiones. Sin embargo, el reciente repunte de la violencia en los bastiones talibanes del sur y del este del país provocan inquietudes sobre la seguridad con vistas a las elecciones presidenciales y provinciales del próximo 20 de agosto.

Es la segunda vez en toda la historia que los afganos votarán para elegir al jefe de Estado y los comicios deben ser un hito de los esfuerzos occidentales para construir una democracia desde la invasión liderada por Estados Unidos que en 2001 desalojó a los talibanes del poder.