Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Mundo

Presidente Ma aprueba visita del Dalái Lama

TAIPEI. Taiwán, que rechazó el año pasado una visita del Dalái Lama por temor a molestar a China, aprobó la llegada del líder espiritua...

TAIPEI. Taiwán, que rechazó el año pasado una visita del Dalái Lama por temor a molestar a China, aprobó la llegada del líder espiritual tibetano durante la próxima semana para reconfortar a las víctimas de un mortífero tifón, dijo ayer el Gobierno local.

Pekín califica al líder exiliado, que actualmente reside en India, como un separatista y condena sus viajes en el extranjero.

La oficina del presidente y funcionarios de seguridad nacional decidieron en una reunión de cinco horas permitir la visita del Dalái Lama desde el 31 de agosto al 3 de septiembre, informó la Oficina de Información del Gobierno.

El mandatario taiwanés ha recibido fuertes críticas por la noción de que su respuesta al paso del tifón Morakot fue demasiado lenta.

“El presidente Ma ha hecho lo correcto después de un largo, largo tiempo”, dijo Khedroob Thondup, un miembro del parlamento tibetano en el exilio con base en Taipei. “Si hubieran rechazado el ingreso de Su Santidad, se habría producido una respuesta negativa”, agregó.

TAIWÁN SUAVIZA SU POSTURA

Taiwán, que alberga a una extensa comunidad de tibetanos en el exilio y a millones de budistas, permitió visitas del Dalái Lama en 1997 y el 2001.

Pero el año pasado el presidente Ma Ying-jeou echó por tierra la esperanza de una visita suya en el 2009 diciendo que el tiempo no era el correcto, en momentos que su Gobierno buscaba mejorar las relaciones con China.

Grupos budistas de Taiwán, que habían sugerido la visita en septiembre, criticaron la decisión.

Desde que asumió el cargo en el 2008, el Gobierno de Ma ha evitado tomar acciones que puedan molestar a Pekín, mientras busca establecer lazos comerciales con la potencia continental.

Invitado esta semana por gobiernos locales de la parte sur de Taiwán, donde se teme que el paso de un tifón entre el 7 y el 9 de agosto habría dejado cerca de 700 muertos en aluviones, el Dalái Lama ofrecerá consuelo a los sobrevivientes, muchos de los cuales quedaron sin techo, dijo la oficina de información.

CHINA DENUNCIA LA VISITA

China denunció ayer el viaje a Taiwán programado por el Dalái Lama, diciendo que cualquier visita de un hombre al que Pekín califica de separatista amenaza con “sabotear” el progreso en las relaciones.

“Sin importar qué forma o identidad utilice el Dalái para entrar a Taiwán, nos oponemos resueltamente”, dijo la Oficina de Asuntos Taiwaneses de China.

“Algunas de las personas en el Partido Demócrata Progresivo (PDP) utilizan la excusa de rescate del desastre para invitar al Dalái a Taiwán a sabotear la positiva situación ganada con esfuerzo sobre las tensas relaciones”, agregó.

Sin embargo, es improbable que China tome represalias que afecten los crecientes lazos económicos entre los antiguos rivales políticos.

Al culpar al opositor PDP y no al presidente taiwanés Ma Ying-jeou ni al gobernante Partido Nacionalista (KMT, por su sigla en taiwanés), Pekín podría estar indicando que no quiere agrandar el tema.

“Pekín estará un poco incómodo, pero si entienden cuán severo es el desastre mostrarán cierto respeto al pueblo de Taiwán”, dijo el secretario general de KMT, Wu Den-yih.

La oficina del presidente taiwanés, para minimizar el impacto sobre los lazos con Pekín de la llegada del Dalái a la isla, declaró ayer que “será meramente religiosa”.

“La visita se ha permitido como religiosa y humanitaria, por lo que no debe dañar los lazos con Pekín”, dijo el portavoz presidencial, Wang Yu-chi.