Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Mundo

El “daño colateral” de la guerra

WASHINGTON DC. Grupos de periodistas piden una reapertura de la investigación sobre el asesinato en 2007 de un fotógrafo de la agencia R...

WASHINGTON DC. Grupos de periodistas piden una reapertura de la investigación sobre el asesinato en 2007 de un fotógrafo de la agencia Reuters y de su conductor en Irak, luego de que el sitio web WikiLeaks publicara un video clasificado mostrando cómo fueron ametrallados por fuerzas estadounidenses.

“Estas imágenes son profundamente perturbadoras”, dijo Joel Simon, director ejecutivo del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York. “El video también confirma nuestra largamente sostenida opinión de que se necesita urgentemente una investigación transparente de este incidente”, añadió.

EL VIDEO DE WIKILEAKS

Se trata de una filmación desde un helicóptero Apache que dispara sobre hombres en una calle vacía de Bagdad.

El helicóptero también ametralla a una camioneta que llega a la escena e intenta evacuar al único sobreviviente visible. Los disparos hirieron a dos niños que se encontraban en el vehículo.

En total, 12 personas murieron. Entre las víctimas fatales se encontraban el fotógrafo Namir Noor-Eldeen, de 22 años, y su conductor, Saeed Chmagh, de 40.

WikiLeaks subraya que hace “todo lo posible para verificar la autenticidad del material que recibe” y que ha “analizado la información sobre este incidente a partir de una variedad de fuentes”. El diario The New York Times confirmó con un alto funcionario militar que las imágenes eran auténticas.

LA VERSIÓN DE REUTERS

En una declaración divulgada después del incidente, Reuters dijo que el fotógrafo y su conductor “habían ido a la zona después de haberse enterado de que habría una redada militar en un edificio en torno al amanecer de ese día, y estaban con un grupo de hombres en ese momento”.

“Se cree que dos o tres de esos hombres podrían haber portado armas, aunque testigos señalaron que ninguno tenía postura hostil”, añadió.

CUESTIONAN LAS REGLAS MILITARES

Analistas creen que este incidente motiva importantes dudas sobre las reglas militares de Estados Unidos.

“El video parece describir un caso de “sesgo de confirmación” por parte de los pilotos del helicóptero estadounidense”, escribió Christopher Albon, analista de seguridad y administrador del blog Conflicthealth.com.

“Es la tendencia de la mente humana a preferir inconscientemente la información que refuerza sus convicciones. En este caso, el hecho de que los pilotos estuvieran buscando insurgentes armados los predispuso a creer que cualquier cosa que esas personas llevaban eran armas”, explicó.

Las imágenes parecen contravenir informes militares el día del ataque señalando que las fuerzas estadounidenses habían recibido disparos de insurgentes con pequeñas armas y granadas impulsadas por cohetes durante una redada, lo que las obligó a responder y pedir apoyo aéreo.

“No hay duda de que las fuerzas claramente participaban de operaciones de combate contra una fuerza hostil”, dijo al New York Times el portavoz de las fuerzas multinacionales en Bagdad, Scott Bleichwehl, tras el incidente.

Una investigación del ejército de EEUU sobre el ataque concluyó que a pesar de que la identificación fue errónea, se siguieron de manera correcta las normas de trabajo. El Comando Central de EEUU dijo el miércoles que no tiene planes de reabrir la pesquisa.