16 de Oct de 2021

Mundo

Atentan contra base militar británica

BELFAST. Un atentado contra la sede del servicio de inteligencia británico (MI5) marcó ayer la transferencia de los poderes de justicia ...

BELFAST. Un atentado contra la sede del servicio de inteligencia británico (MI5) marcó ayer la transferencia de los poderes de justicia y policía a Irlanda del Norte, pero autoridades británicas y norirlandesas prometieron que no hará descarrilar el proceso de paz.

La explosión del coche bomba se produjo escasos minutos después de la medianoche, hora de entrada en vigencia de la última etapa del largo proceso de paz entre católicos y protestantes, tras un histórico acuerdo aprobado en marzo de 2010 por la asamblea local y cuestionado por los disidentes republicanos.

El “IRA Auténtico”, opuesto al proceso de paz, es el principal grupo disidente. Este grupo nacionalista nacido de una escisión del ahora inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), reivindicó este atentado que no dejó heridos en la localidad norirlandesa de Holywood, cerca de Belfast.

La acción fue condenada por líderes políticos en Irlanda del Norte, así como en Gran Bretaña, los dos países que ayudaron a alcanzar el acuerdo.

“Lo importante es que la prioridad siga siendo el proceso político”, declaró a la BBC el viceprimer ministro norirlandés Martin McGuinness, miembro del partido católico Sinn Fein que comparte actualmente el poder regional con el Partido Unionista Democrático (DUP) del primer ministro Peter Robinson.

Católicos y protestantes alcanzaron en febrero pasado un histórico acuerdo sobre el traspaso de las competencias de policía y de justicia de Londres a Belfast a partir del 12 de abril, el último obstáculo para la aplicación total de los acuerdos de paz de 1998. Estos pusieron fin a 30 años de violencia entre ambas comunidades en el Ulster, con unos 3,500 muertos.

“Hoy Irlanda del Norte completará la devolución de los poderes de justicia y policial”, declaró el ministro británico, Shaun Woodward.

Según los servicios de seguridad, la bomba se encontraba en el interior de un taxi cuyo conductor fue secuestrado y forzado a conducir hasta el lugar del atentado.