19 de Oct de 2021

Mundo

¿La muerte de bin Laden acabará con el grupo que inspiró?

WASHINGTON. Funcionarios de los servicios estadounidenses de espionaje creen que al-Qaida enfrentará dificultades para recuperarse de la...

WASHINGTON. Funcionarios de los servicios estadounidenses de espionaje creen que al-Qaida enfrentará dificultades para recuperarse de la muerte de su líder, Osama bin Laden. Después de todo, su heredero, Aiman al-Zawahri, es una figura dura y divisiva que no tiene el carisma y la mística que bin Laden usó para mantener unidas las distintas facciones de al-Qaida. Sin la figura emblemática de bin Laden, los funcionarios creen que el grupo podría dividirse y debilitarse.

Pero al-Qaida ha demostrado ser capaz de adaptarse a la adversidad. Sus extremistas han aprendido a evitar el uso de celular para que Estados Unidos no los escuche.

Sus asistentes técnicos inventaron software cifrado de última generación que desconcertaba a los lectores de códigos estadounidenses. Un atacante logró eludir sistemas reforzados de seguridad aérea que han costado millones de dólares al esconder explosivos en su ropa interior.

La muerte de bin Laden, de un disparo a la cabeza durante una incursión estadounidense a su escondite fortificado en Pakistán, llegó 15 años después de que declaró la guerra a Estados Unidos y casi una década después de que planeó los peores ataques terroristas en territorio norteamericano, pero la red al-Qaida que dejó es muy diferente de la que estuvo detrás los ataques contra el Pentágono y el Centro de Comercio Mundial.

En la actualidad, el núcleo de al-Qaida en Pakistán está constantemente a la fuga, y busca donde esconderse de los ataques estadounidenses con aviones robot Predator.

La comunicación es lenta y la capacidad para planificar, financiar y realizar ataques se ha reducido considerablemente. Representaciones de Al-Qaida han surgido en Yemen, Irak y Argelia, donde los terroristas luchan contra injusticias locales bajo la bandera de la yihad global.

En este sentido, la muerte de bin Laden podría ser mucho más perjudicial en un sentido psicológico que en el operativo.

Al-Zawahri ha estado dirigiendo las operaciones de al-Qaida desde hace años mientras bin Laden se aisló del mundo exterior. No había líneas de teléfono o internet en su complejo.

Utilizó un sistema de mensajería de varias capas para pasar mensajes. Era a la antigua y seguro, pero hizo prácticamente imposible que participara en cualquier operación. Bin Laden había quedado reducido a una figura simbólica para el momento en que lo eliminaron comandos estadounidenses, según expertos en la lucha contra el terrorismo.

En la actualidad, se considera que la mayor amenaza terrorista para Estados Unidos es la unidad de al-Qaida en Yemen, lejos del núcleo del grupo en Pakistán.

La rama yemení casi derribó un avión que se dirigía a Estados Unidos en la Navidad de 2009 y detonó explosivos en dos aviones de carga norteamericanos el año pasado. Esas operaciones se realizaron sin ningún tipo de participación directa de bin Laden.

El liderazgo de al-Qaida en Yemen también ha logrado hacer lo que bin Laden nunca pudo: adaptar el mensaje para la ciudadanía occidental y presentarlo en inglés.

La revista terrorista ‘Inspire’ entrena a los potenciales atacantes en cómo fabricar explosivos. Les enseña que no necesitan buscar entrenamiento en Pakistán o Yemen, donde podrían ser interceptados por espías estadounidenses. En lugar de eso, les instruye para convertirse en células terroristas de un solo hombre, capaces de escoger objetivos y realizan ataques sin ninguna instrucción de la dirección central de al-Qaida.

Incluso si Estados Unidos se las arregla para encontrar y matar a al-Zawahri, quien fue visto por última vez en Peshawar en 2003, no significará el fin de al-Qaida. Como Hamas y Jezbolá, que han visto como son eliminados sus líderes, al-Qaida probablemente seguirá existiendo, dijeron expertos en terrorismo.

A pocas horas de la muerte de bin Laden, por ejemplo, los miembros de los grupos afiliados a la red Haqqani en Pakistán, vinculada a al-Qaida, ya prometían que la misión del día a día sobre el terreno no iba a cambiar.

PRUEBA DE ADN

Mientras que en un análisis de ADN permitió confirmar ‘prácticamente en un 100%’ la muerte de bin Laden, cuyo cuerpo fue lanzado al mar ayer tras una ceremonia religiosa a bordo de un portaaviones estadounidenses.

La comparación de las fotos del cuerpo del jefe de Al Qaida con antiguas fotos suyas, hecha por un especialista de la CIA, ‘permitió determinar con 95% de certeza que el cuerpo era de bin Laden’.

DAÑOS AL ISLAM

En tanto, muchos creen que Bin Laden y Al Qaeda crearon una catástrofe para el mundo musulmán debido a que EEUU respondió con dos guerras, en Afganistán e Irak, y la palabra ‘Islam’ pasó a ser asociada con ‘terrorismo’. ‘El daño que causó fue una atrocidad y una vergüenza colectiva’, dijo el saudí Mahmoud Sabbagh en Twitter.

Ahmed Saleh, un palestino jubilado, indicó: ‘El mundo es mejor sin bin Laden.