Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Mundo

La Conquista continúa

Mientras Indoamerica demuestra cordura y ejercicio de una real democracia, las potencias que se autoproclaman ‘líderes’ de los derechos ...

Mientras Indoamerica demuestra cordura y ejercicio de una real democracia, las potencias que se autoproclaman ‘líderes’ de los derechos humanos y la democracia, continúan demostrando un absoluto desprecio por tan altos valores. La reciente elección presidencial en Venezuela reafirmó que estos pueblos son más civilizados y amantes de la paz que todas las potencias occidentales juntas y que los nuevos procesos de integración americana como UNASUR, son el camino correcto ante tanta prepotencia, abuso y discriminación. Con esta valiosa demostración venezolana quedan abiertas las puertas para consolidar la unidad que tanto hace falta a estos países, no solo para lograr su desarrollo, sino para hacer respetar sus derechos en la comunidad internacional. Ojala esta demostración sirva para que quienes tienen la mira en sus riquezas petroleras, lo hagan comprándolas en el mercado internacional y no arrebatándolas como en Oriente Medio. Frente a tantos desatinos de parte de potencias occidentales, el viejo pero vivo imperio inglés, ratifica su histórica conducta colonialista, prepotente y guerrerista, realizando en estos días una nueva incursión de sus fuerzas militares nucleares en la pacifica región suramericana en las costas argentinas. Carentes de razones y derechos legítimos, continúan con su errática avanzada para apoderarse de tierras y riquezas que nunca les han pertenecido. La voracidad del apetito enriquecedor parece no tener límites.

Tengo que volver a insistir en la denuncia del General ® estadounidense Wesley Clark, ex comandante de la OTAN, sobre la existencia de un Plan para la toma y administración de 7 países, del área de Medio Oriente, contenido en un Memorando de Estado de su país.

Un análisis simple de los hechos acaecidos en esa rica parte del mundo, así lo confirman. La farsa montada para invadir Irak, luego Libia, la continuación de la aberrante guerra contra Afganistán y ahora la guerra civil, promovida y financiada por las potencias occidentales a través de Turquía contra Siria, lo ratifican. Por otro lado, la paz Suramericana se encuentra seriamente amenazada. Para los imperios, la conquista no ha terminado.

Siria es una roca en el camino del ansiado control del tránsito petrolero, además de no tener un gobierno proclive a occidente.

¡Qué desgracia para los pueblos del mundo! , el colonialismo y los intereses geopolíticos y económicos se privilegian, ignorando, con astucia y vileza, la existencia de la raza humana. Ningún argumento ni excusa puede validar esto. No conformes con tanta tragedia, prevenible, que les causan a los pueblos del mundo, continúan bañándolo con sangre de inocentes.

MUNDO EN MARCHA