05 de Oct de 2022

Mundo

Mursi pide tiempo para lograr la transición política

EGIPTO. El presidente egipcio, Mohamed Mursi, se reunía ayer, lunes, con magistrados de alto rango para tratar de paliar la crisis origi...

EGIPTO. El presidente egipcio, Mohamed Mursi, se reunía ayer, lunes, con magistrados de alto rango para tratar de paliar la crisis originada en torno al decreto con el que el mandatario busca ampliar su poder y que ha desatado violentas protestas que recuerdan la revolución que el año pasado lo llevó al Gobierno.

Los manifestantes, algunos de los cuales acampaban en la Plaza Tahrir de El Cairo, han dicho que sólo con la derogación del decreto de Mursi quedarán satisfechos, una señal de fuerte división entre los islamistas gobernantes y sus oponentes, que está desestabilizando Egipto dos años después del derrocamiento de Hosni Mubarak.

‘No hay forma de enmendar el decreto’, dijo Tarek Ahmed, de 26 años, un manifestante que pasó la noche en la plaza, donde carpas cubren la rotonda central.

‘Debe ser abolido’, agregó.

EFECTOS

Un miembro de los Hermanos Musulmanes murió y unas 370 personas resultaron heridas en enfrentamientos entre la policía y manifestantes desde que Mursi emitió el decreto el jueves, impidiendo que sus decisiones sean sometidas a revisión judicial.

La Bolsa de Egipto cayó más de un 7% por las preocupaciones sobre la situación política y las posibles revueltas sociales.

Los oponentes políticos de Mursi lo han acusado de comportarse como un nuevo dictador y Occidente ha manifestado su temor, preocupado por una mayor turbulencia en un país que tiene un tratado de paz con Israel y que se encuentra en el corazón de la llamada Primavera Árabe.

La oficina de Mursi dijo que el mandatario se reuniría con la máxima autoridad judicial de Egipto, el Consejo Judicial Supremo, que insinuó un compromiso para evitar una mayor escalada.

Un comunicado del Consejo Judicial Supremo indicó que el decreto de Mursi debería ser aplicado sólo a ‘competencias soberanas’, lo que sugiere que no rechazó la declaración totalmente, y pidió a jueces y fiscales, algunos de los cuales comenzaron una huelga el domingo, que volvieran al trabajo.

El Ministro de Justicia, Ahmed Mekky, dijo sobre el comunicado del consejo: ‘Creo que el presidente Mohamed Mursi quiere eso’.

Sus comentarios fueron publicados por la agencia estatal de noticias.

Por su parte, los manifestantes temen por las aspiraciones de los Hermanos Musulmanes de Mursi por dominar la era post-Mubarak después de ganar las primeras elecciones democráticas presidenciales y parlamentarias de Egipto este año.

Sólo una vez que se haya dictado una Constitución puede realizarse una nueva elección parlamentaria.

Hasta entonces, el poder legislativo y el ejecutivo quedan en manos de Mursi; y el decreto del jueves pone sus decisiones fuera del control judicial.

La oficina de Mursi repitió que las medidas serían temporales, y dijo que quería dialogar con los grupos políticos para encontrar un ‘campo común’ sobre por dónde debería ir la Constitución en Egipto, una de las cuestiones en el corazón de la crisis.

Hasán Nafaa, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de El Cairo, vio un esfuerzo en la presidencia y el sistema judicial para resolver la crisis, pero agregó que sus comunicados eran ‘imprecisos’.

Las imágenes de manifestantes enfrentándose a la policía antidisturbios y de la policía lanzando gases lacrimógenos en la plaza Tahrir de El Cairo supusieron un recuerdo inquietante de las revueltas.

Los activistas acamparon en la plaza por tercer día, bloqueando el tráfico con barricadas improvisadas.

INVESTIGACIÓN

La Presidencia egipcia ordenó a la Fiscalía General que acelere sus investigaciones sobre la muerte de dos jóvenes durante los últimos choques en Egipto entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

En un comunicado, la Presidencia pidió al nuevo fiscal general, Talat Ibrahim, que presente ante la Justicia a los implicados en la muerte de Gaber Salah y Islam Masud.

La nota aseguró que ‘los que causan la muerte de cualquier egipcio serán sancionados’ e instó a que las manifestaciones en la plaza de Tahrir se produzcan sin violencia.