Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Mundo

Mundo: asesinatos masivos

Sin pretender ser un experto en este tema, tengo mis apreciaciones sobre este modelo de sucesos que no solo se da en casos personales si...

Sin pretender ser un experto en este tema, tengo mis apreciaciones sobre este modelo de sucesos que no solo se da en casos personales sino a nivel de países y cuerpos importantes de estos. Es consecuencia de un sistema que lacera y mal orienta a una sociedad mundial desigual que, cada día, tiene afrentas y ejemplos de violencia, inclusive, impulsadas y financiadas por Estados que forman y entrenan seres humanos para matar seres humanos. Los sistemas económico-políticos se han esforzado en crear y modernizar métodos e instituciones que les permitan control y dominio de la sociedad mundial. La cultura de la violencia en la sociedad civil prolifera por diferentes causas, por ello es difícil lograr perfiles. Lo notorio es que la violencia en gran escala, como se da en las invasiones y guerras innecesarias, no es considerada dentro del fenómeno. Esta tratan de enmascararla en su contexto histórico, sin considerar los avances sociales y científicos, los derechos de los pueblos, las necesidades y, una evolución que NO debe, ni puede ser retrógrada.

Es cierto que el tipo de asesinatos masivos causados por UNA o dos personas se ha dado en muchos países pero, la mayoría de estos se viene dando en el país con los mejores estándares de vida por décadas. ¿Qué causas inciden entonces en estas manifestaciones? ¿Por qué, jóvenes, estudiantes, militares de sus fuerzas armadas y profesionales, llegan a estos extremos?

Será como reflejo por injusticias internas y externas que practican sus gobiernos?, impotencia ante abusos y restricciones o, acaso por exceso de ‘bondades’ que concede su país? La ausencia de espacios para sanas distracciones sucede en los países empobrecidos donde se gastan fondos públicos desatendiendo prioridades en servicios públicos y espacios para recreación.

Hasta finales del Siglo XX, las potencias manejaban sus crisis; se les fue de las manos su irresponsabilidad y sus propios pueblos lo están pagando. Jóvenes y adultos productivos están acorralados y esto se transmite a los niños, que a la vez reciben un bombardeo publicitario consumista, al que ya no pueden acceder, como también un amplio panorama de violencia, inclusive, en juegos cibernéticos, cine y T.V. No nos llamemos a engaños, hay aquí componentes de malos ejemplos de crimen y corrupción que abundan en una elite de la sociedad mundial preocupada y ocupada por el lucro y el dominio. Los niños, jóvenes, adultos y viejos del mundo, tienen causas y razones que afectan su comportamiento, mayormente, por los errores de las políticas de Estado que ignoran al ser humano, víctima del engaño, que los ha convertido en robots desechables.

MUNDO EN MARCHA