Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Mundo

Terroristas desean canjear rehenes

ARGELIA. Los islamistas que tomaron una planta de gas en el desierto argelino propusieron un canje de rehenes por presos. Mientras, mant...

ARGELIA. Los islamistas que tomaron una planta de gas en el desierto argelino propusieron un canje de rehenes por presos. Mientras, mantenían su resistencia a una operación del ejército que permitió liberar a centenas de personas pero dejó numerosos muertos y unos 30 desaparecidos.

La operación de rescate fue criticada por los países occidentales por sentir que no fueron alertados. Varios gobiernos extranjeros lamentaron cierto apresuramiento en la operación de las tropas argelinas contra los secuestradores islamistas.

Sin embargo, según fuentes de seguridad citadas por la agencia oficial argelina APS, el ejército logró liberar a más de 670 rehenes (573 argelinos y unos 100 extranjeros) en el campo gasífero de Tiguentourine, cerca de In Amenas, a mil 300 km al sudeste de Argel.

El asalto no se detuvo ayer, a pesar de que las fuerzas argelinas indican que están tratando de alcanzar una solución pacífica. Hasta el momento los informes indican que 30 extranjeros seguirían en el poder de este grupo cercano al Al Qaida.

REACCIÓN INTERNACIONAL

A su vez, la inquietud crecía en el exterior por el desenlace del asalto. La situación ‘es delicada’, declaró un alto responsable del gobierno estadounidense, recalcando que la máxima prioridad de Washington es ‘la seguridad de los secuestrados’. No obstante, EEUU ya descartó negociar con los que calificó de ‘terroristas’.

El primer ministro británico, David Cameron, indicó que las fuerzas argelinas ‘siguen buscando terroristas y posiblemente algunos rehenes’ en unas instalaciones que son ‘grandes y complejas’.

Tras conocer que entre los rehenes hay japoneses y que su vidas corrían peligro, el ministro de Relaciones Exteriores japonés convocó al embajador argelino para pedirle una explicación sobre los hechos.

La planta de Tiguentourine, cercana a la frontera libia, es operada por la petrolera británica BP, la noruega Statoil y la argelina Sonatrech. Algunos extranjeros que consiguieron huir contaron que los islamistas habían puesto collares de explosivos a los rehenes.

VÍCTIMAS DEL CONFLICTO

Las autoridades argelinas afirmaron que el asalto provocó muertos, sin especificar el número. Una fuente de seguridad señaló que en la acción murieron 18 islamistas. Un portavoz de los islamistas había afirmado el jueves que la operación provocó la muerte de cincuenta personas, entre ellas 34 rehenes y 15 secuestradores. Pero la fuente de seguridad argelina juzgó ese balance ‘fantasioso’.

LOS TERRORISTAS

El ataque contra la planta fue llevado a cabo por un grupo denominado ‘Los que firman con sangre’. Este evento ocurrió al día siguiente del inicio de una intervención militar francesa para ayudar a las autoridades de Malí a recuperar el norte del país, controlado desde mediados de 2012 por grupos islamistas.

Los islamistas, liderados por Mojtar Belmojtar, exigieron que Francia negocie el fin de su intervención y propusieron un canje de sus rehenes de nacionalidad estadounidense por un egipcio y una paquistaní encarcelados en EEUU. Pero hasta el momento EEUU y Argelia se niegan a negociar con ellos.