Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Mundo

El arsenal químico de Siria

DAMASCO. El arsenal químico sirio, que existe desde hace varias décadas, es considerado como uno de los más importantes de Medio Oriente.

DAMASCO. El arsenal químico sirio, que existe desde hace varias décadas, es considerado como uno de los más importantes de Medio Oriente.

Según los servicios de inteligencia de EEUU y la oposición siria, el régimen de Bashar al Asad perpetró un ataque con armas químicas contra dos zonas controladas por los rebeldes cerca de Damasco, causando la muerte de cientos de personas.

El domingo, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmó que su país posee muestras de cabello y sangre que demuestran el uso de gas sarín durante este ataque.

Una reciente nota de los servicios de inteligencia de Francia, cuyo contenido fue divulgado este domingo por un rotativo, afirma que el régimen sirio cuenta con ‘varios centenares de toneladas de iperita (gas mostaza)’ y ‘gas sarín’, es decir una reserva total de más de 1,000 toneladas de agentes químicos.

‘Las citas de la nota son exactas’, indicó una fuente gubernamental en París, según la cual el gobierno desclasificará próximamente documentos secretos sobre el arsenal de armas químicas del que Siria se ha dotado desde hace años.

Además de los depósitos de gas mostaza (un gas asfixiante) y de gas sarín, esta informe afirma, según un diario francés, ‘que (...) han desarrollado la iperita al azote, un agente vesicante (que ataca la piel), y un neurotóxico cuya toxicidad es superior a la del gas sarín’.

El régimen sirio admitió por primera vez el 23 de julio 2012 poseer armas químicas y amenazó con utilizarlas en caso de intervención militar occidental, pero jamás contra su población.

En marzo 2013, el gobierno y los rebeldes se acusaron mutuamente de haber utilizado armas químicas en el conflicto.Reino Unido, Francia y Estados Unidos acusan al ejército sirio de haber utilizado en varias ocasiones armas químicas contra la oposición. Por su parte, Rusia, aliado de Damasco, afirma tener la prueba de que los rebeldes utilizaron gas sarín.

Siria es uno de los pocos países que no firmó la Convención sobre la prohibición de las armas químicas y por lo tanto no es miembro de la organización encargada de controlar su aplicación. El programa químico sirio empezó en los años 1970, con la ayuda de Egipto y luego de la ex Unión Soviética. Rusia, en los años 1990, y luego Irán, desde 2005, le han proporcionado apoyo, afirma la Nuclear Threat Initiative, una organización independiente que registra datos sobre las armas de destrucción masivas.