Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Mundo

Atacan un centro comercial keniano

KENIA. El ejército y la policía de Kenia mantenían sitiado ayer, domingo, un lujoso centro comercial y sostenían tiroteos esporádicos co...

KENIA. El ejército y la policía de Kenia mantenían sitiado ayer, domingo, un lujoso centro comercial y sostenían tiroteos esporádicos con los extremistas islámicos que lo mantienen tomado y donde tienen un número indeterminado de rehenes. La cifra de muertos por el ataque a granados y disparos de la víspera se elevó a 59, entre ellos un médico peruano.

Los atacantes pasaron la noche dentro del centro comercial. Desde el interior del edificio, los milicianos hacían disparos hacia las fuerzas de seguridad la mañana del domingo. Citando a fuentes de la policía, la Cruz Roja de Kenia informó en un comunicado que 49 personas estaban desaparecidas. Las autoridades no informaron si ese es el número de rehenes. Entre los muertos hubo niños y también hubo 175 heridos, informó un ministro keniano. ‘La prioridad es salvar tantas vidas como sea posible’, dijo Joseph Lenku, ministro del Interior de Kenia, con la intención de tranquilizar a las familias de los rehenes.

Las fuerzas de seguridad rescataron a unas mil personas hasta el momento. Entre las víctimas había varios extranjeros, entre ellos estadounidenses, franceses, un chino y varios canadienses. La cancillería peruana confirmó la muerte un médico especializado en enfermedades tropicales y funcionario jubilado de la Unicef.

Ricardo Ortiz, hijo del doctor Juan Ortiz-Iruri, de 63 años, declaró a la radio limeña RPP que su padre ingresaba al centro comercial con su hermana de 13 años, nacida en Estados Unidos, cuando se desató el tiroteo.

El peruano fallecido había trabajado para la Unicef, además de Kenia, en Malawi, Zimbabue y Liberia. Vivía en África desde hace 25 años. Entre 10 y 15 atacantes aún se encontraban dentro del centro comercial y las fuerzas de seguridad kenianas controlan las cámaras de seguridad del sitio, dijo Lenku. Una fuerza de policías y soldados rodeó el centro comercial Westgate, que es frecuentado por extranjeros y kenianos adinerados. Un fotógrafo de AP vio que los efectivos militares llevaban un lanzacohetes al centro comercial, un arma muy pesada para usarse en una crisis de rehenes. Los rebeldes dijeron que el hecho fue una represalia por la incursión del ejército keniano a Somalia en 2011.