Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Mundo

La espiral de violencia en Slaviansk deja 20 muertos

Los combates entre los milicianos prorrusos y las fuerzas del gobierno ucraniano se recrudecieron

La espiral de violencia en Slaviansk deja 20 muertos
Miembros del Ejército de Ucrania bloquean un camino, donde anteriormente había un puesto de control de fuerzas prorrusas.

Fuerzas gubernamentales y milicias prorrusas protagonizaron ayer intensos combates en las afueras de Slaviansk, el bastión de la sublevación en el sureste de Ucrania, con un balance provisional de al menos 20 muertos, en su mayoría milicianos prorrusos, y más de 50 heridos.

El ministro del Interior de Ucrania, Arsén Avákov, admitió que las tropas ucranianas sufrieron cuatro bajas mortales y otros treinta efectivos resultaron heridos en los choques armados, en los que las fuerzas de Kiev perdieron también un helicóptero Mi-24, el cuarto derribado por los prorrusos en los últimos días.

Los primeros combates de la jornada se produjeron en la localidad de Andréyevka, donde las tropas ucranianas recuperaron el control de la torre de televisión que brinda señal a Slaviansk y la vecina Kramatorsk. Esta última ciudad despidió ayer los restos de Yulia Izótova, una joven de 21 años, que murió el sábado pasado alcanzada por un disparo de las tropas ucranianas cuando llevaba comida a su novio, un miliciano prorruso que montaba guardia en un puesto de control de carretera.

Más de 2.000 personas se congregaron junto al Ayuntamiento, convertido en el cuartel general de las milicias prorrusas, en el funeral de la joven, estudiante de enfermería, que yacía en el féretro vestida de novia. ‘¡Malditos, cómo habéis podido matarla!’, exclamaba desconsolada una mujer, junto al ataúd, cubierto de flores.

El titular de Interior afirmó que la operación para neutralizar a las milicias y retomar la localidad, que se inició el viernes pasado, va lenta porque quieren evitar víctimas civiles. ‘Nuestras fuerzas no asaltan barrios residenciales y se han impuesto la limitación de no atacar allí donde hay población civil’, aseveró.

‘Estamos atados de pies y manos, ya que a nuestro alrededor hay población pacífica. Algunos nos apoyan, otros no, eso no importa: los militares ucranianos no pueden disparar a la población pacífica’, insistió.

Por su parte, Strelkov, el jefe militar de los rebeldes, admitió que las milicias se encuentran en gran inferioridad numérica ante las fuerzas ucranianas, pero aseguró que él y sus hombres no abandonarán la ciudad. ‘Resistiremos hasta el fin, pero si no recibimos ayuda, nos aniquilarán’, dijo a la agencia rusa RIA-Nóvosti.

‘CATÁSTROFE HUMANITARIA’

Rusia advirtió de que puede producirse una ‘catástrofe humanitaria’ en estas ciudades del sureste de Ucrania. En un comunicado, el Ministerio ruso de Exteriores afirmó que ‘la acción de castigo de las fuerzas ucranianas causará más víctimas entre la población’ y alertó de que comienzan a escasear los medicamentos y a haber problemas de desabastecimiento de productos.

La Cancillería instó a las autoridades de Kiev, a las que calificó como ‘los organizadores del terror contra su propia población’, a que tomen conciencia y"cesen el ‘derramamiento de sangre’. Les pidió igualmente que retiren sus tropas y se sienten a la mesa de negociaciones para comenzar una diálogo normal sobre la forma de resolver la crisis política.

‘Todavía no ha dado tiempo a terminar los días de luto declarados por los fallecidos en la sangrienta tragedia de Odessa, y en el Este de Ucrania de nuevo ha corrido la sangre’, agregó el texto.