Temas del día

28 de Feb de 2020

Mundo

Más de 191 mil muertos por la guerra en Siria

El estudio divulgado por el organismo mundial pudiera subestimar la cifra real de fallecidos

Más de 191 mil muertos por la guerra en Siria
Miles de familias han huido de Irak a los campamentos instalados en el noreste de Siria, por la persecución del Estado Islámico.

El número de muertos documentados y verificados en el conflicto armado en Siria hasta abril de este año es de 191,369, según un análisis encargado por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

El informe señala que la cifra probablemente subestima el número de muertos debido a que en algunos casos faltaban elementos de verificación o a que muchas muertes nunca fueron documentadas por ninguna de las cinco fuentes utilizadas, de acuerdo a información difundida por la agencia EFE.

‘El número total puede considerarse como un mínimo de los asesinatos entre marzo de 2011 y abril de 2014’, aclara el informe, que no incluye las víctimas de los últimos meses.

La cantidad de muertos establecido en este informe duplica el de hace un año. La base de datos creada revela que de las víctimas, al menos 8,803 eran niños, de los cuales 2,165 tenían menos de diez años. Sin embargo, los autores reconocen que la cantidad real de niños muertos también puede ser más elevado, pues los números mencionados sólo reflejan los casos limitados en los que se pudo documentar las edades de las víctimas.

La agencia AFP destacó que para la elaboración del informe, la ONU empleó datos procedentes de cinco fuentes diferentes: el gobierno sirio (hasta finales de marzo de 2012), el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (hasta finales de abril de 2013), el Centro Sirio para las Estadísticas y la Investigación, la Red Siria de Derechos Humanos y el Centro de Documentación y Violaciones.

‘PARÁLISIS’ INTERNACIONAL

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navy Pillay, consideró en un comunicado ‘escandaloso que a pesar de sus enormes sufrimientos, la difícil situación de los heridos, desplazados, detenidos y familias de personas asesinadas o desaparecidas no genere más atención’ este conflicto.

Pillay lamentó también que el Consejo de Seguridad de la ONU, paralizado por las divisiones entre Estados Unidos, que apoya a la oposición, y Rusia, que se posiciona junto al régimen, no haya conseguido llevar este caso ante la Corte Penal Internacional (CPI), ante las ‘serias alegaciones’ de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

‘Los asesinos, los destructores y los torturadores en Siria e Irak fueron animados y alentados por la parálisis internacional’, dijo Pillay.

El Estado Islámico (EI), que anunció a finales de junio el establecimiento de un califato, siembra el terror en los territorios que controla en Irak y en Siria con crucifixiones, lapidaciones, flagelaciones y decapitaciones como la del periodista estadounidense James Foley, conocida el pasado martes.

ARMAR A LOS KURDOS: LA SOLUCIÓN DE OCCIDENTE

En medio de las divisiones internacionales, que impiden encontrar una salida negociada al conflicto sirio, Washington y varios aliados europeos han optado por entregar armas a las fuerzas kurdas de Irak que luchan contra el Estado Islámico, fogueado en la guerra de Siria, donde controla una buena parte del norte del país.

Estados Unidos está preparando además una estrategia a largo plazo para erradicar a este grupo sunita ultrarradical, calificado de ‘cáncer’ por el presidente Barack Obama.

El jueves, Estados Unidos mantuvo la presión sobre los yihadistas con seis nuevos ataques aéreos contra sus posiciones en Irak, cerca de la represa de Mosul.

Desde el inicio de la campaña aérea el 8 de agosto, Washington ha efectuado 90 ataques. Por su lado, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados prosigue su operación logística masiva para garantizar la entrega de ayuda en el norte de Irak a medio millón de personas que huyeron del EI, en su mayoría cristianos y yazidíes.

El problema del cobijo es tan grave que apenas las tiendas se levantan, éstas son ocupadas, agregó un portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR)a la agencia EFE.

Miles de iraquíes han llegado también a Siria, donde el ACNUR está aportando igualmente ayuda por avión, en particular al campamento de desplazados de Newroz, ubicado a unos 70 kilómetros de la frontera en la localidad de Al Qamishly, provincia de Al Hassaka, bajo control de los kurdos sirios.

Newroz está acogiendo en particular a los desplazados yazidis, una minoría religiosa a la que el Estado Islámico amenazó con la muerte en caso de que rechazaran convertirse al islam.