Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Mundo

Así se protegen los profesionales de la salud contra el ébola

La ropa de seguridad evita todo contacto con el exterior. Puede generar una temperatura interna de hasta 40C para quien lo lleva puesto.

El virus del ébola se contagia entre humanos por el contacto directo con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (saliva, semen, orina, heces...) de una persona infectada y que presente ya síntomas de la enfermedad o de personas muertas infectadas.

También puede producirse el contagio del ébola por exposición a objetos que hayan sido contaminados con secreciones infectadas como prendas de vestir o ropa de cama sucias o agujas usadas, según la Organización Mundial de la Salud, OMS.

La ropa de seguridad evita todo contacto con el exterior. Puede generar una temperatura interna de hasta 40C para quien lo lleva puesto.

Las organizaciones internacionales de la salud recomiendan a los trabajadores, dedicados a la atención de pacientes o casos sospechosos, un kit especial para protegerse.

Toma aproximadamente cinco minutos ponérselo y unos 15 quitárselo y consiste en una máscara médica que cubre la boca de gotas de sangre o fluidos corporales. A continuación se utiliza un filtro de respiración con la finalidad de proteger de la tos del paciente. El traje base se utiliza debajo del overol, que de ninguna manera debe estar dañado. Luego se coloca el delantal como capa final de ropa protectora.

Las botas deben ser de goma, y si no hay disponibles, deben utilizarse zapatos cerrados y resistentes. El gorro quirúrgico cubre la cabeza y cuello y los lentes protectores protegen de salpicaduras. Por último, no deben faltar los guantes dobles, que deben ser cambiados entre pacientes.