Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Mundo

Bolivia vota con Evo Morales como favorito para lograr su tercer mandato

La mayor parte de poblados campesinos e indígenas del país no cuentan con servicios de agua o alcantarillado

Bolivia vota con Evo Morales como favorito para lograr su tercer mandato
Bolivia vota con Evo Morales como favorito para lograr su tercer mandato

Bolivia, referencia por años de la pobreza en Sudamérica y actualmente con el mayor crecimiento económico de la región, vota este domingo en unas elecciones presidenciales que, según todas las encuestas darían un rotundo triunfo y un tercer mandato consecutivo a Evo Morales.

Los comicios, que definen también la composición de la Asamblea Legislativa, abrieron a las 08H00 GMT en todo el país y cerrarán a las 16H00 locales (20H00 GMT).

Se espera, por la amplia ventaja que dan las encuestas a Morales, que se pueda anunciar un resultado decisivo poco después del cierre de las urnas, a las que están convocados unos 6 millones de bolivianos.

El primer presidente indígena en Bolivia, que llegó al poder en 2006 y enfrentó una dura resistencia en sus primeros años, tiene hoy enfrente una oposición fragmentada y disminuida que no ha logrado convertirse en alternativa electoral para disputarle una nueva gestión 2015-2020

Los últimos sondeos daban a Morales una ventaja de más de 40 puntos, con una intención de voto del 59% contra un 18% del empresario centrista Samuel Doria Medina y un 9% del ex presidente liberal Jorge "Tuto" Quiroga.

Además reflejaron que cerca de 20% de los ciudadanos se mantenían indecisos o votarían en blanco.

El presidente, un férreo defensor de la hoja de coca y furioso crítico de Estados Unidos, votó a primera hora en el Chapare (Cochabamba, centro), una zona cocalera de donde es oriundo.

"Bolivia es un pueblo democrático y esperamos una participación masiva que demuestre la unidad del país", dijo Morales tras depositar su voto.

Más tarde regresa a La Paz para dar un mensaje en la noche a sus seguidores desde el palacio de gobierno.Incluso el influyente sector empresarial de Santa Cruz (este), motor económico de Bolivia, inicialmente la oposición más dura a la política indigenista, antiestadounidense y estatista de Morales, se ha volcado paulatinamente en su apoyo favorecido por el crecimiento económico y el buen desempeño de los negocios.

Según el FMI, Bolivía podría lograr este año un crecimiento del PIB del 6,5%, el mayor en la región.

El opositor Doria Medina se quejó de la falta de imparcialidad de los observadores de la OEA. "Antes de la elección ya decían que todo es una maravilla, algo no esta bien", se quejó.

"Nuestra misión es observar y dejar al pueblo boliviano que sea protagonista de este proceso", dijo a la AFP el jefe de la misión de ese organismo, el expresidente de Guatemala Alvaro Colom.

Pedidos de más obras -Las votaciones, que son obligatorias, se desarrollaban en tranquilidad y con largas filas en algunos centros electorales.

En comunidades alejadas los votantes iban a pie o en bicicleta hasta los centros de votación.Mauricio Loma, residente en Laja, poblado en el altiplano a más de 4000 metros, donde se fundó La Paz en 1548, dijo a la AFP luego de votar: "Esperamos que quien gane haga más obras".

La mayor parte de poblados campesinos e indígenas del país no cuentan con servicios de agua o alcantarillado.

Morales basó su campaña electoral en los logros económicos de su gestión y medidas como la nacionalización de los hidrocarburos en 2006, que le dieron cuantiosos recursos al Estado y le permitieron mejorar la distribución del ingreso en beneficio de sectores populares.

Con 10 millones de habitantes, un 62% de la población de Bolivia son indígenas y campesinos.

La oposición atacó los flancos más débiles del gobierno como la inseguridad, el creciente tráfico de drogas, una pobreza extrema que se mantiene en el orden del 20%, la desocupación y falta de oportunidades para los jóvenes y la alianza política con Venezuela, Cuba e Irán.

Además de los tres candidatos principales compiten por la presidencia Juan del Granado, un ex aliado de Morales que postula por el Movimiento Sin Miedo, con 3% de intención de voto, y Fernando Vargas, un indígena amazónico ecologista, del Partido Verde, con un 2% en las encuestas.

Control absoluto del Congreso -El presidente y líder cocalero, nacido hace 54 años en el seno de una familia aymara y pastor de llamas en su niñez, quiere lograr una ventaja superior al 60% de los votos para mantener el control absoluto del Congreso y gobernar sin oposición.

En las últimas elecciones, en 2009, logró un 64%.La oposición ha cuestionado que Morales volviera a postularse, aunque él alega que debió interrumpir y reiniciar en 2009 su primer mandato (2006-2011) cuando se eliminó la República y se creó el Estado Plurinacional de Bolivia con una nueva Constitución.

Sus críticos temen que el dominio de la Asamblea Legislativa pueda llevar a que el gobierno intente una reforma constitucional para incorporar la reelección indefinida, aunque el mandatario dijo que respetará la Carta Magna, que actualmente prevé una sola reelección consecutiva.