Temas Especiales

20 de May de 2022

Mundo

Un triunfo anticipado

Será difícil para Vásquez superar la hazaña de Mujica de haber logrado una imagen de dimensión internacional por su incorruptibilidad

Tabaré Vásquez era el ganador esperado. El triunfo del candidato oficialista por el Frente Amplio (FA-izquierda) y ex presidente de la República de Uruguay -durante el período anterior a Mujica-, logrado en segunda vuelta electoral contra su rival Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (derecha), fue un resultado que casi todos los analistas habían anticipado. Por otro lado Vásquez había asegurado la gobernanza de su partido desde el pasado 26 de octubre, cuando se realizó la primera vuelta electoral. Ya entonces el FA había obtenido la mayoría en la Cámara de diputados. En ese contexto el futuro presidente uruguayo tendrá el camino allanado para sortear con apoyo legislativo las dificultades que podrían darse en su gobierno.

Tabaré Vásquez es un político experimentado con méritos propios pero seguramente gobernará bajo la sombra de su singular e irrepetibles predecesor José ‘Pepe’ Mujica. Este histórico mandatario latinoamericano, que gobernó Uruguay con un estilo único en la región, caracterizado por la sencillez y su admirada humildad, deja tras de sí una gran fortaleza moral en la región. Será difícil para Vásquez superar la hazaña de Mujica de haber logrado una imagen de dimensión internacional por su incorruptibilidad. Su también famoso Volkswagen escarabajo azul, ‘Fusca’, se ha convertido en el símbolo de Mujica, pues resistió caprichosas compras, un gesto que lo convirtió en una especie de marca país y que abandonará el cargo con más del 60 % de popularidad.

En América Latina es que nuevamente triunfa la izquierda. Elecciones que siguen cerrando el círculo hacia gobiernos ‘post-liberales’, como suelen autodenominarse estas naciones que reivindican las relaciones multilaterales en la región, que diversifican las relaciones comerciales con mercados no tradicionales (China y Rusia) y se distancian del Consenso de Washington.

Con su vecina Argentina, el próximo gobierno de Tabaré Vásquez tendrá que limar la desconfianza entre las dos naciones, luego de los problemas suscitados durante su anterior gestión como presidente a raíz de la instalación de una fábrica de celulosa en la frontera común, lo cual creó rencillas que todavía no han sido superadas.