Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Mundo

‘Un duro revés a la democracia’

La Comisión Electoral retrasó las elecciones por la seguridad en un país azotado por la violencia de Boko Haram.

‘Un duro revés a la democracia’
Los nigerianos toman las calles de la capital, Abuya, para mostrar su decepción y desacuerdo.

La decisión de la Comisión Electoral de Nigeria de retrasar las elecciones presidenciales y legislativas seis semanas, para celebrarlas el 28 de marzo, ha sido recibida por la ciudadanía y la oposición como un nuevo ‘revés’ a la democracia nigeriana.

Tras semanas de rumores sobre el retraso de los comicios, previstos inicialmente para el próximo sábado día 14, la Comisión Electoral Independiente de Nigeria (INEC, en inglés) anunció ayer su decisión de aplazar los comicios por razones de seguridad.

Aunque varios dirigentes ya habían sugerido aplazar los votos por la falta de tiempo para distribuir el material electoral, el argumento que finalmente ha dado la INEC es la falta de seguridad en el norte del país, donde el grupo yihadista Boko Haram controla amplias zonas y atenta casi a diario.

La oposición criticó el movimiento como ‘un grave paso atrás’ en la democracia nigeriana. Para el principal partido opositor, Congreso de Todos los Progresistas (APC, en sus siglas en inglés), el retraso electoral es una maniobra del presidente y aspirante a la reelección por el gobernante Partido Democrático del Pueblo (PDP), Goodluck Jonathan, para evitar su inminente derrota en las urnas.

No en vano, numerosos nigerianos auguran ya en las redes sociales el duro revés que va a sufrir Jonathan: ‘Solo pueden retrasar el cambio, da igual lo que tarde’, dice Wale Adetona en su cuenta de Twitter, un experto en medios digitales.

Con todo, el presidente del APC, John Oyegun, llamó a los nigerianos a mantener la calma y a renunciar a la violencia a pesar de que la decisión era ‘altamente provocativa’, admitió.

El Gobierno de Estados Unidos expresó también su ‘profunda’ decepción por el aplazamiento, en lo que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, calificó de ‘injerencia política inaceptable’, recogen medio nigerianos.