28 de Nov de 2022

Mundo

El EI pierde el control de la ciudad de Al Dur

Las tropas todavía tienen que hacer frente a algunos pequeños focos de resistencia por parte de yihadistas

El EI pierde el control de la ciudad de Al Dur
La provincia de Saladino es estratégica al limitar con siete regiones y acoger la mayor refinería petrolera de Irak.

Las fuerzas iraquíes lograron ayer expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de la localidad de Al Dur, próxima a la ciudad de Tikrit, el principal objetivo de la ofensiva militar iniciada el pasado lunes.

Una fuente de seguridad de la provincia de Saladino, cuya capital es Tikrit, informó a Efe de que en las operaciones para tomar el control de Al Dur participaron tropas regulares y milicianos chiíes y tribales, respaldados por la aviación iraquí.

Tras un intenso bombardeo aéreo y con artillería y cohetes katiusha, el ejército y los milicianos entraron después del mediodía en la localidad, situada a tan solo 25 kilómetros al este de Tikrit, y recuperaron un aeródromo cercano.

Las tropas todavía tienen que hacer frente a algunos pequeños focos de resistencia por parte de yihadistas, pero la mayoría de los combatientes del EI huyeron con sus familias antes de que entraran las fuerzas gubernamentales.

La fuente destacó también que se ha izado la bandera iraquí en los edificios gubernamentales de Al Dur, y que los artificieros han comenzado a desactivar las bombas colocadas por los extremistas en viviendas y vehículos.

‘DESTRUCCIÓN DE NIMRUD ES INCOMPRENSIBLE’

Por otro lado, los yihadistas destruyeron más del 50 % de las ruinas asirias de Nimrud durante su ataque el jueves a este sitio arqueológico situado en el norte de Irak, informaron ayer responsables locales.

La presidenta del comité de Turismo y Antigüedades de la provincia septentrional de Nínive, donde se encuentra Nimrud, Balquis Taha, dijo a Efe que esta ciudad asiria contiene ‘tesoros arqueológicos de incalculable valor’.

La responsable denunció que la organización terrorista trata de ‘manera bárbara e inmoral’ las antigüedades y no respeta el patrimonio iraquí.

La Casa Blanca, por su parte, expresó su indignación por esta demolición ‘incompresible’. ‘Estamos profundamente entristecidos por la incomprensible destrucción de objetos históricos, culturales y religiosos en Irak, incluyendo los recientes ataques en Nimrud’, indicó a través Twitter el Consejo Nacional de Seguridad.