Temas Especiales

01 de Jul de 2022

Mundo

Gobierno alemán reprime y sanciona la cultura del odio

Violencia

Gobierno alemán reprime y sanciona la cultura del odio
Bosque de Turingia donde fueron localizados los restos mortales de la niña desaparecida en 2001.

Un alemán deberá cumplir una condena de un año y seis meses de cárcel por incitar al odio racial contra refugiados, extranjeros y judíos en la red social Facebook, informó ayer la Audiencia Provincial de Würzburg.

En primera instancia, el hombre había sido condenado a dos años y tres meses de cárcel, pero la Audiencia Provincial redujo ayer la condena.

PREOCUPA EL PREJUICIO RACIAL

Aumentan en internet los mensajes de odio hacia los inmigrantes

La semana pasada se retomaron los casos de asesinatos en masa a niños y pequeños comerciantes de familias inmigrantes, al ser descubiertos restos de ADN de un neonazi en el cuerpo de niña asesinada.

La sentencia es vista como una señal de la Justicia ante el aumento de los mensajes de odio que circulan en internet, un problema que preocupa actualmente a la sociedad alemana.

La penalización se da en momentos en que la Policía de Turingia ha retomado las investigaciones de varios casos de niños asesinados nunca aclarados, tras aparecer rastros del ADN de un neonazi en los restos de una menor muerta hace quince años, cuya madre se había convertido al islam.

La Policía del estado federado de Turingia (este) creó una comisión especial para reabrir la investigación de al menos dos niños muertos en los años 90, además del caso de Peggy, una niña de nueve años desaparecida en 2001 y cuyos restos fueron hallados el pasado verano en un bosque de dicho ‘land'.

En esa región se movió principalmente el trío neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), uno de cuyos miembros, Uwe Böhnhardt, ya fue investigado en su día por la muerte de uno de esos niños.

La semana pasada se reveló que en los restos de Peggy había rastros de ADN del neonazi, detonante de la reapertura de los casos.

La abogada de la madre de la niña recordó ayer ante los medios que su cliente, antes de que su hija desapareciera y fuera asesinada, se había convertido al islam por influencia de su entonces compañero sentimental, de ascendencia turca, y que en ese tiempo solía ir con el pañuelo islámico.

Al grupo ultraderechista NSU se le atribuyen hasta ahora los asesinatos de nueve inmigrantes y una agente de la policía, cometidos entre 2000 y 2007, así como atentados con bomba.

Su existencia salió a relucir en 2011, cuando Böhnhardt y su compañero Uwe Mundlos, acosados por la policía tras cometer un atraco, se mataron en una furgoneta.

A ello siguió la voladura de la casa que compartían con Beate Zschäpe, única superviviente del grupo y que es juzgada desde hace tres años y medio en Múnich por terrorismo ultraderechista.

En el vehículo la policía se incautó del arma con la que habían sido asesinados nueve pequeños comerciantes inmigrantes, pero también halló un oso de peluche, un muñeco de plástico, un libro infantil, una pistola de juguete y un zapato de niña.

La revelación de los asesinatos en serie de los inmigrantes provocó un escándalo político y policial en Alemania, porque las fuerzas de seguridad no habían cruzado los datos de las muertes, ocurridas en distintas partes del país, aunque con la misma pistola, y las había atribuido a ajustes de cuentas entre extranjeros.

Las nuevas revelaciones apuntan a que tampoco se investigó debidamente una posible relación de miembros de la banda con la desaparición de menores, pese a los antecedentes de Böhnhardt y el hallazgo de pornografía infantil en un ordenador en poder del grupo.