Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Mundo

Suecia cierra caso contra Julian Assange siete años después

La Fiscalía sueca anunció el cierre de la investigación por supuesta violación abierta contra el periodista y activista

Suecia cierra caso contra Julian Assange siete años después
Julian Assange, fundador de WikiLeaks, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres.

Suecia cerró este viernes el caso por supuesta violación contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, tras casi siete años, ante la imposibilidad de hacer avanzar la investigación preliminar contra el periodista, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012.

Su defensa se felicitó por la ‘victoria' y Ecuador, que concedió hace cinco años asilo a Assange, pidió al Reino Unido que le facilite con prontitud un salvoconducto, aunque la policía de Londres advirtió de que si abandona la embajada, lo detendrá.

Al cerrar el caso, la Fiscalía sueca consideró que no se podrá ejecutar la extradición a este país ‘en un futuro predecible', por lo que no sería una medida proporcional mantener la orden de arresto europea dictada en 2010, siguiendo una recomendación anterior del Tribunal Supremo.

‘Cualquier decisión relacionada con el caso del fundador de WikiLeaks corresponde a la policía',

THERESA MAY

P. MINISTRA BRITÁNICA

La fiscal superior, Marianne Ny, admitió que se han agotado todas las vías una vez que Assange fue interrogado en noviembre en la embajada por el fiscal ecuatoriano Wilson Toainga, con cuestionario redactado por Estocolmo y en presencia de dos funcionarios suecos. Ese interrogatorio fue posible gracias a un acuerdo jurídico firmado por Suecia y Ecuador en diciembre de 2015, que establece que las diligencias deben contar con la aceptación expresa de Assange.

‘A Assange se le debería notificar formalmente las sospechas criminales contra él. No podemos esperar recibir ayuda de Ecuador con respecto a esto, por eso se cierra la investigación', afirmó a la prensa la Fiscal Ny.

No obstante, el caso podría reabrirse si Assange vuelve a Suecia antes de 2020, cuando prescribe el único delito que queda de los cuatro incluidos en la investigación abierta en 2010, de violación en grado menor, advirtió la fiscal. Ni los costes de la investigación ni las supuestas presiones de EE.UU., que ha admitido que podría presentar cargos contra Assange por las revelaciones de WikiLeaks, han tenido que ver en el cierre del caso.

La Fiscalía debía dar su opinión ante la nueva petición presentada hace dos semanas por el abogado de Assange en un juzgado de Estocolmo, la tercera en menos de tres años, para revocar la orden de arresto y cerrar el caso.

El motivo apuntado esta vez por la defensa del periodista eran unas declaraciones de funcionarios estadounidenses que confirmarían los temores de Assange de que podría ser extraditado luego a ese país por las filtraciones de documentos confidenciales de EE.UU. por parte de WikiLeaks.

El abogado sueco de Assange, Per E. Samuelsson, habló en declaraciones y dijo que Assange podría abandonar la embajada cuando quiera, aunque la policía británica tiene otra opinión.

Por otro lado, Assange escribió en su cuenta de Twitter : ‘Detenido siete años sin cargos mientras mis hijos crecían y mi nombre era calumniado. Ni perdono ni olvido'. Según Samuelsson, le ha pedido que estudie las posibilidades de demandar al Estado sueco.

A finales de 2016, Assange fue sometido en la legación diplomática a la primera sesión del interrogatorio sobre el supuesto delito de violación por el que le reclamaba la Justicia de Suecia.

Estocolmo reclamaba su extradición con el objetivo de esclarecer su supuesta implicación en cuatro delitos de naturaleza sexual que él siempre ha negado, tres de los cuales prescribieron el pasado agosto.

El más grave, una violación ‘en grado menor' a una joven mientras dormía, estaba aún vigente hasta 2020, pero este viernes fue levantado.

Assange siempre ha señalado que teme que, si sale del edificio diplomático ecuatoriano, pueda ser entregado a EE.UU., donde se enfrentaría a un tribunal militar por las miles de filtraciones hechas por su portal sobre el Gobierno estadounidense.

Mientras tanto la primera ministra británica, Theresa May, indicó ayer que cualquier decisión relacionada con el caso del fundador de WikiLeaks corresponde ‘a la policía'.