La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Humanidad: Incertidumbre ante estrategias globales

Las excusas, justificaciones y manipulaciones de que se han dado cambios favorables a los pobres del mundo, no es cierto

Los pueblos del mundo actual enfrentan la continuidad modernizada de regímenes colonialistas que hablan de una supuesta ‘democracia', inventada como salida a una supuesta libertad, luego de siglos de esclavitud, explotación, discriminaciones y dominio, persistentes hasta nuestros días. El sistema imperante descansa sobre bases de injusticia, inequidades y discriminaciones que nada tienen que envidiar a la de siglos pasados en su crueldad y perversidad. Los niños de Siria (y de todo el Medio Oriente ensangrentado y destruido por la voracidad y deseos de dominación) cantando piden ‘con dolor, miedo y lágrimas' a la coalición de países que los asesinan en masa, que los dejen vivir y crecer en su país.

Las excusas, justificaciones y manipulaciones de que se han dado cambios favorables a los pobres del mundo, no es cierto. Ha aumentado la pobreza y la riqueza está concentrada en muy pocas manos. Las imposiciones descaradas, crueldad y criminalidad no pueden ser escondidas con demagogia y engaños. Ya los pueblos no están para eso, han superado estados atávicos.

Los ‘reyes' y ‘reinas' a la luz del normal razonamiento, son solo una clase de seres humanos parasitarios e indolentes cuya participación como gobernantes ha sido siendo reemplazada por un sistema igualmente esclavista con las proclividades heredadas del feudalismo. Las prácticas de supremacistas y racistas faltos de humanismo, moral y respeto por la vida y la creación, así como la de los políticos - que no practican la ciencia política - han conformado partidos sin doctrinas relevantes que tienen propietarios y son dirigidos por elites de una sociedad desgastada y corrupta que termina por corromper a todos sus miembros. Luego estos se desempeñan inescrupulosa y criminalmente esquilmando y robando cuanto pueden al resto de sus congéneres. Todo se vale en estas cofradías maléficas y enmarañadas y solo muy pocos - llamados idealistas o revolucionarios - que marcan caminos de cambios a costa de sus propias vidas y la de sus familias y quienes los siguen.

Hay quienes sostienen que la humanidad no se podrá liberar de los depredadores que existen y han venido existiendo en la historia de los pueblos y que ‘el maligno' ya habita físicamente en el planeta tierra. No es para dudarlo con la parte de los hechos que podemos ver o enterarnos, y que en esencia han sido tergiversados de acuerdo a muchos intereses. Las potencias occidentales, en decadencia notoria, no vacilan en continuar tomando lo que no les pertenece por diferentes métodos y formas. La justicia está secuestrada y es selectiva y los cuerpos colegiados de los Estados están conformados en su mayoría por inescrupulosos que venden resultados y trámites al mejor postor. Al fin, luego se quedarán con el botín recaudado ilegalmente y se irán a casa.

El nazismo reverdece hoy con el respaldo del presidente de la todavía considerada primera potencia del mundo. Las guerras aumentan y el comercio de armas de destrucción masiva supera los miles de millones. Obama, según informes de prensa, negoció treinta y ocho mil millones en armas con una potencia del Medio Oriente ‘para su defensa'.

Por su parte, Trump acelera el paso y en su primer viaje a la criminal monarquía de Arabia Saudita, que asesina impunemente miles de civiles en Yemen, denunciado por la ONU, donde mueren 130 niños al mes de hambre y enfermedades debido al bloqueo y la destrucción de las infraestructuras sanitarias por los bombardeos sauditas. Las tomas armadas de Irak, Libia y Afganistán, que han causado ya millones de muertos y destrucción, suman ahora los miles que mueren en Siria en la intentona de derrocar al presidente de este país. ¿Tienen justificación estos hechos criminales?, para quienes los causan sí. Mientras, se calientan motores para sumar la guerra contra Irán y Corea del Norte que, por los vientos que soplan, es una estrategia para cercar militarmente a China y Rusia.

No obstante, la señora Theresa May (Reino Unido) luego de los reveses con la Unión Europea y su ‘brexit', acaba de visitar China. El viejo imperio desea morder un pedacito del mercado chino, como May dijo ‘esperaba que los Chinos inviertan en el Reino Unido'. Se piensa que hay algo más detrás de este ‘acercamiento'.

Como cereza del primer pastel del año nuevo, el discurso del actor Donald Trump y la apresurada visita de Rex Tillerson a países latinoamericanos con gobiernos de extrema derecha, auguran un futuro incierto a la paz latinoamericana. Con tantos graves problemas internos en los EE.UU., su presidente no abordó absolutamente nada en ese discurso para atenuarlos o solucionarlos.

El abultadísimo endeudamiento del país, la impunidad en asesinatos de afro-estadounidenses y grupos originarios; la discriminación racial extrema y la brutalidad policial, la reforma fiscal para enriquecer más a los ricos y empobrecer más a los pobres, la inmoralidad y abusos contra niñas y jóvenes... nada dijo sobre todo esto. El discurso de Trump lo mostró como es: arrogante hasta en sus poses; racista –llevó algún par de casos individualizados y se esforzó en adular a los militares, - todos blancos - mientras un coro escogido para llenar el anfiteatro lo aplaudía en sus gesticulaciones artificiosas. En las calles miles protestan por su pésimo gobierno. Nada dijo sobre, o para, sus países ‘socios' de América Latina; para él, su gabinete y el Pentágono seguirán siendo el 'patio trasero'. Eso sí, pidió el aumento de ciento cincuenta y cuatro mil millones para el presupuesto militar en 2018; paralelamente recortará la suma para atender la población pobre de ese país. El panorama es de incertidumbre.

La paz en América Latina está amenazada. En Colombia se asesina un activista o miembro de las FARC-EP cada 48 horas según medios informativos; peor las cosas en Honduras. Brasil y Argentina se acercan a la desobediencia civil ante abusos oficiales de muerte, desapariciones forzadas y encarcelamientos arbitrarios.

Bases militares aumentan en la región; se celebran ‘maniobras' y circulación de soldados extranjeros armados y con inmunidad diplomática en Panamá - prohibido por su Constitución – lo que, según expertos, viola su supuesta ‘neutralidad'. ¿Qué le espera a la humanidad? Tiempos muy difíciles, pero, que no decaiga la fe en Dios.