La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Alto al fuego en Siria no acaba con la violencia

Desde el 18 de febrero, la Guta Oriental vive una escalada de violencia, que ha causado 561 muertos

Manifestación contra la muerte de civiles en la Guta Oriental. La cifra de víctimas supera los 500 muertos.

La pausa humanitaria en la Guta Oriental, la cual está auspiciada por Rusia, no ha logrado frenar la violencia entre el bando rebelde y el régimen sirio, en medio de acusaciones de ambos bandos de haber violado la tregua.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos cinco personas perdieron la vida y 26 resultaron heridas antes, durante y después de la pausa humanitaria, la cual se mantuvo entre las 09.00 y las 14.00 hora local y que se espera que siga aplicándose en los próximos días, informa la agencia Efe .

VIOLENCIA

La pausa humanitaria en la Guta Oriental es auspiciada por Rusia.

561

personas han muerto producto de la escalada de violencia en la Guta Oriental. Ambas partes, el Gobierno sirio y los rebeldes, se acusan de haber violado el cese al fuego. En el primer día de tregua, se estima que al menos cinco personas perdieron la vida.

Por su parte, las Naciones Unidas anunciaron que habían recibido informes sobre explosiones en Guta Oriental. ‘Los enfrentamientos continúan esta mañana, es la información que hemos recibido', declaró el portavoz de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU, Jens Laerke.

Según la televisión oficial siria, ‘grupos terroristas' lanzaron cohetes para evitar la marcha de los civiles de la región mientras estuvo abierto el corredor humanitario habilitado por Damasco.

La agencia de noticias oficial siria, SANA , precisó que combatientes del Frente al Nusra, como se denominaba antiguamente la filial siria de Al Qaeda, dispararon proyectiles contra el corredor.

Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que no toma parte en el envío de ayuda, advirtió de que ‘en cinco horas es imposible' llevar un convoy de ayuda a Guta Oriental.

El responsable regional del CICR para Oriente Medio, Robert Mardini, dijo que este tipo de acciones deben estar ‘bien planeadas y aplicarse con el consentimiento de todas las partes'.

Desde el 18 de febrero, la Guta Oriental vive una escalada de violencia, que ha causado 561 muertos.