La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Mundo

Actos de violencia perturban los comicios en Mali

Los colegios electorales cerraron sus puertas a las 18.00 y los resultados empezarán a conocerse en las próximos 48 horas, y los resultados oficiales solo se comunicarán el 3 de agosto

La violencia se concentró en el norte y sur del país.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales de Mali transcurrió ayer en un clima tranquilo en la capital, Bamako, y el sur del país, pero se ha visto teñido de incidentes y actos de violencia registrados en el norte y centro del país.

Los colegios electorales cerraron sus puertas a las 18.00 (misma GMT) y los resultados empezarán a conocerse en las próximos 48 horas, y los resultados oficiales solo se comunicarán el 3 de agosto.

Si ninguno de los 24 candidatos que concurren a estos comicios supera el 50% de los votos, una segunda vuelta se celebrará el 12 de agosto.

Según varias fuentes locales consultadas por Efe , la jornada electoral en la extensa zona desértica del norte y centro del país se vio perturbada por actos de violencia.

Algunos colegios electorales y urnas fueron incendiados por grupos de individuos no identificados en varias zonas en el norte como Tombuctú (municipios Dianké, Lafia y Nana) y Gao (Gargouna), además del centro en Mopti (Kikara, Manako y Douma) y en Segou.

Hasta ahora ninguna fuente oficial se refirió a estos incidentes y su magnitud, o capacidad en perturbar todo el proceso electoral.

Hasta ahora, nadie ha reivindicado los ataques a pesar de que en los pasados días circulaba en las redes sociales y en los medios de información un vídeo del líder yihadista maliense, Iyad Ag Ghali, que dirige una coalición de bandas terroristas agrupadas en Yamaat Nusrat al Islam Wal Muslimin (filial de Al Qaeda en el Sahel), en el que amenazaba con perpetrar ataques en estas elecciones.

Ghali consideró que ‘el proceso democrático es contrario a la sharia (ley islámica)', así como llamó a los yihadistas a atentar contra el destacamento francés antiterrorista presente en el país en el marco de la ‘Operación Barkhane'.

Pese a la firma en 2015 del Acuerdo de Paz y de Reconciliación en Argel entre el gobierno y los rebeldes tuareg, y la presencia desde 2013 de fuerzas internacionales y de una misión militar de Naciones Unidas en el norte (Minusma), extensas zonas del país escapan aún al control estatal.

Además, la amenaza terrorista y la violencia étnica se extendió del norte al centro del país.

Más de 8.4 millones de electores estaban llamados a participar.