Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Mundo

Sin contratiempos, proceso de vacunación avanza en Israel

Embajadora de Panamá está a la espera de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer, y explica cómo se desarrolla la labor en ese país

La embajadora de Panamá en Israel, Adis Urieta, recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer.Cedida

Sin traumas ni contratiempos y con un protocolo expedito, la República de Israel está en pleno proceso de vacunación a una población de 8 millones 881 mil habitantes.

La embajadora de Israel en Panamá, Adis Urieta, informó a La Estrella de Panamá que ya se le aplicó la primera dosis de la vacuna de Pfizer, la misma que llegó a Panamá, y tendrá que esperar tres semanas para que le pongan la segunda. “Solo sentí un dolorcito en el brazo”, dice la embajadora, aunque indicó que sabe de casos a quienes les han puesto la segunda dosis, que sí han sentido mareo, fiebre leve, dolor de cabeza, pero nada grave.

Hasta ayer, martes, más del 23%, es decir, 2 millones 185 mil habitantes, habían sido vacunados en ese país.

Inquirida sobre qué tan complicado ha sido el proceso de vacunación en Israel, Urieta explica que el país es territorialmente muy chico, como Veraguas y Bocas del Toro juntos, eso es todo. Tiene una gran red de carreteras y autopistas, todo está muy interconectado, de esta manera las vacunas llegan rápido desde el depósito de ultracongelación, a los puestos de vacuna.

No se ven en Israel dificultades como en países enormes donde habrá que enviar las dosis en avión o por vía marítima y usarlas en corto tiempo.

Explicó que los grupos están distribuidos similar a como lo ha hecho el Ministerio de Salud en Panamá, es el mismo proceso. Personal de salud primero, luego adultos mayores y personas con prioridades por salud.

Existe un acuerdo entre Israel y Pfizer que permite que el laboratorio reciba los datos y resultados de la vacunación, por eso ese país recibió las primeras entregas de las dosis.

Importante recordar que las dosis de la vacuna tienen un período de vida, una vez son sacadas del depósito donde están ultracongeladas.

Es por lo anterior que, según palabras de la embajadora, “si al llegar al final de una jornada, en la tarde o entrada la noche, quedan vacunas en el puesto, invitan a vacunarse a gente que no está en el grupo de edad. Por ejemplo, si un joven de 30 años llevó a un abuelo de 80 a vacunarse, y a ese puesto al final del día le quedan dosis, para que no se pierdan lo invitan a vacunarse; lo importante es evitar que las dosis se pierdan.

Urieta informó que hay una gran receptividad de la población a las invitaciones a vacunarse, aunque no es obligación, pero como estímulo ofrecen, tras la segunda dosis, un certificado electrónico que indica que “tienes las dos vacunas” y eso, según se ha informado, le permitirá a la persona ingresar a lugares para gente inmunizada: habrá restaurantes para gente vacunada, cines, y otros. Se habla, incluso, de un pasaporte verde, aunque Urieta piensa que es muy temprano para hablar del tema, porque debe haber un acuerdo mundial sobre ese pasaporte para emitirlo, pero ya en Israel se habla del asunto.

La embajadora cree en la vacuna, “en mi caso me la puse porque sé que es algo bueno para todos, pues de alguna manera servirá para debilitar la presencia del virus y ganarle la partida”.