07 de Dic de 2021

Mundo

Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'

La salida de la canciller Ángela Merkel tras 16 años de gobierno abre un nuevo escenario en la nación germana. Los grandes partidos siguen perdiendo espacio, mientras las pequeñas fuerzas ganan terreno

Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'
Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'

Tras la histórica jornada electoral del pasado domingo 26 de septiembre, los partidos alemanes buscan establecer una nueva coalición de gobierno en la que será el primer Ejecutivo, en más de una década, que no tendrá la presencia de la canciller Ángela Merkel.

Reconocida por mantener una constante estabilidad y un crecimiento económico para el país, Merkel y su partido salen del poder derrotados en las urnas. La Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) junto con su socio tradicional la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), que bajo la batuta de la canciller gobernaron por 16 años, obtuvieron los peores resultados de su historia.

El candidato de los conservadores Armin Laschet apenas consiguió el 24,1% de los votos.

Fueron superados, aunque con una diferencia mínima, por el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), que alcanzó el 25,7% y colocó a su abanderado Olaf Scholz, en teoría, como la principal figura llamada a formar gobierno.

Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'
Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'

Estos resultados marcan una primera gran diferencia con los anteriores comicios, una de ellas es la pérdida de hegemonía de los grandes partidos para establecer coaliciones esenciales en grandes pactos. Ahora están obligados a conseguir el apoyo de los colectivos pequeños.

En esta coyuntura, el Partido Verde y el Partido Liberal (FDP), con 14,8% y 11,5% votos, respectivamente, se han convertido en la fuerza bisagra necesaria para la formación de un gobierno, sin que aún quede claro si será liderado por los socialdemócratas o la derecha democratacristiana.

Dentro del sistema político alemán, un régimen parlamentario, los ciudadanos votan a sus representantes ante el Bundestag (Parlamento) y estos a su vez eligen quién será el canciller.

“(En el SPD estamos) ahora centrados a ponernos a trabajar. Hemos invitado a verdes y liberales a mantener conversaciones con nosotros esta semana, si quieren” ROLF MUTZENICH
 JEFE DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALDEMÓCRA

Luego de décadas de coaliciones entre SPD y la CDU/CSU, ahora será la primera vez que un gobierno federal necesite de tres partidos para conseguir la mayoría en el Bundestag, algo común en los parlamentos regionales pero inédito a escala nacional desde la década de 1950.

Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'
Continúa la carrera en Alemania por formar un nuevo gobierno en la era 'post-Merkel'

A diferencia de otros regímenes parlamentarios, en el germano todos los partidos participan en las negociaciones de posibles coaliciones; de allí que pese a ser el SPD el partido más votado, podría quedar fuera del gobierno si se llegase a consolidar una “alianza Jamaica”, como se le conoce en Alemania a un pacto de verdes, liberales –identificados con el color amarillo– y los democratacristianos –de negro–.

Una “alianza semáforo”, es decir de socialdemócratas (color rojo), liberales (amarillo) y verdes, también está sobre la mesa.

Dentro de los gobiernos regionales se han configurado todo tipo de alianzas entre estos partidos. Las fuerzas grandes ya han tenido a liberales o verdes como aliados en coalición, pero estos dos últimos nunca han cogobernado juntos.

El Partido Verde, surgido en 1980 como parte del movimiento antinuclear en la antigua República Federal Alemana, siempre estuvo más cercano a la centro-izquierda, pero con el tiempo ha ido asumiendo posturas más a la derecha, sobre todo en el plano económico. Por lo que no se podría descartar un acuerdo, pese a las diferencias con el FDP.

Se prevé que los verdes mantendrán sus políticas de impulsar mayores medidas frente al problema climático, lo que implica una aumento de gasto estatal, algo rechazado por los liberales. El FDP considera que es necesario darle más espacio al mercado frente a lo público.

Esta coyuntura, tanto del Partido Alternativa por Alemania (extrema derecha) como de Di Linke (izquierda), enfrentó reveses con pérdida de escaños.