Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

Indígenas requieren un mejor trato

chiriquíLos productores de Café de Tierras Altas en Chiriquí, no están cumpliendo con los requisitos que le exigen las leyes panameñas p...

chiriquíLos productores de Café de Tierras Altas en Chiriquí, no están cumpliendo con los requisitos que le exigen las leyes panameñas para contratrar a trabajadores para cosechar los cultivos.

Autoridades del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, del Ministerio de Desarrollo Social y la Caja del Seguro Social, pudieron detectar que en los albergues donde se hospedan los trabajadores indígenas no cuentan con las mejores condiciones.

Israel Correa, director regional del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, dijo que mediante una inspección realizada por las autoridades de Panamá, se detectó que en varias empresas cafetaleras los sitios para la estadía de éstas personas no cuentan con los servicios básicos de higiene y salud, mientras que en otras fincas productoras de café están arriesgando la salud de los trabajadores al fumigar sin utilizar la debida protección que se exige cuando se aplican productos químicos.

Las inspecciones tienen como fin detectar que los productores cumplan con lo establece la ley laboral y que no estén utilizando a menores de edad en sus fincas para el trabajo de cosecha.

De acuerdo a la directora del ministerio de Desarrollo Social, Gloria Rivera, las inspecciones que se coordinan, se inician en la misma Comarca Ngôbe Buglé de donde proceden las familias indígenas con el fin de evitar que los niños participen o salgan del área a realizar trabajos de cosecha de café y permitir que ellos sigan los estudios.

Agregó Rivera que hay que recordar que en la Comarca se trabaja con el programa de la Red de Oportunidades, que es parte del trabajo que ellos realizan en beneficio de las familias indígenas que viven en extrema pobreza.

En el proceso de la cosecha del café en Río Sereno, Renacimiento y Boquete, participan aproximadamente unos de 30 trabajadores indígenas que luego de finalizar la zafra en Panamá ingresan a territorio costarricense a continuar las labores de cosecha en las fincas de ese país.

Las autoridades panameñas señalaron que se les hace difícil el control por la cantidad de trabajadores indígenas que se trasladan cada año a las fincas de Costa Rica y en ese país existe mayor flexibilidad en la leyes.