Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

126 muertes por jarabes envenenados

PANAMÁ. Hoy se cumple dos años de la crisis de salud, generada por la muerte de pacientes envenenados con jarabes con dietilenglicol, p...

PANAMÁ. Hoy se cumple dos años de la crisis de salud, generada por la muerte de pacientes envenenados con jarabes con dietilenglicol, pero el panorama sigue siendo confuso, porque los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no se han pronunciado al respecto.

Las cifras son alarmantes. Al menos 126 pacientes fallecieron y57 sobrevivieron por ingerir estos medicamentos.

Mientras que por este caso permanece detenido solamente Angel De La Cruz, presidente de la empresa Medicom S.A., quien introdujo al país los 2,400 galones de glicerina industrial que fue vendida a la Caja de Seguro Social (CSS).

Las investigaciones estaban a órdenes del entonces fiscal especial, Dimas Guevara, pero haca dos meses los magistrados de de la Sala Penal solicitaron el expediente para analizar la condición legal del director de la CSS, quien goza de una medida cautelar de país por cárcel.

Los jarabes contaminados con dietilenglicol fueron fabricados en los laboratorios de la CSS, pero ningún funcionario de esta institución permanece detenido por este delito.

¿Pero qué pasará de aquí en adelante con las investigaciones?, esta es la pregunta e inquietud que mantiene en zozobra a los familiares de las víctimas.

Durante el transcurso de estas investigaciones el gobierno hizo un esfuerzo para mitigar el dolor de los familiares de los fallecidos. Para ello pagó 30 mil dólares a los familiares de al menos 50 fallecidos, pero el resto de estas víctimas y afectados no recibieron estas indemnizaciones.

Por otro lado, los directivos del Comité por el Derecho a la Vida, entre ellos Gabriel Pascual no están de acuerdo con las investigaciones realizadas por el Ministerio Público, porque consideran que más pacientes fallecieron por ingerir los “jarabes de la muerte”.

“El gobierno ha jugado con el dolor de estos panameños”, expresó Pascual.

Los familiares de las víctimas criticaron la labor del fiscal especial Dimas Guevara, quien durante dos años de investigaciones sólo pudo ordenar la detención de Angel De La Cruz, presidente de la empresa Grupo Comercial Medicom S.A., que introdujo al país los 2,400 galones de glicerina industrial, que fue vendida a la CSS, mientras que los otros 16 imputados se pasean libremente por las calles. “Siguen muriendo más personas, y las autoridades no hacen nada al respecto”, afirmó Pascual, quien agregó que seguirán en las calles para luchar por sus derechos.