Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Nacional

Zozobra se apodera de Bocas

PANAMÁ. Los bocatoreños de diversos puntos de la provincia solicitaban ayer, a las autoridades panameñas que agilicen la ayuda a las 13...

PANAMÁ. Los bocatoreños de diversos puntos de la provincia solicitaban ayer, a las autoridades panameñas que agilicen la ayuda a las 13 mil personas afectadas por inundación que están en los albergues.

La odisea que vive la población que fue evacuada por el desbordamiento de los ríos Changuinola, Sixaola, San San Guarumo y Cricamola es desoladora.

En la tarde de ayer, mientras los niños dormían sobre cartones ignorando la situación, algunas personas preparaban la dieta de los pequeños y adultos, compuesta por arroz y lentejas y un vaso de agua, porque los alimentos ya escasean en los 28 albergues habilitadas para una población de 13 mil personas y unos 5 mil que se mantienen en casas de familiares.

La falta de agua, frazadas, comida, leche, es lo que imploran miles de personas de las diferentes comunidades que fueron afectados por el desastre.

La ayuda está llegando paulatinamente a los lugares donde hay acceso, pero existen miles de lugareños que siguen atrapados por las altas corrientes que mantienen los ríos en esta provincia.

La situación empeora cuando el combustible es casi nulo en Bocas del Toro. Los precios de los pocos productos que existen se han triplicado.

Mientras, el gobierno, a través de sus estamentos y la empresa privada, la Embajada de Estados Unidos y otras agrupaciones hacen esfuerzos para hacer llegar la ayuda.

El Japón dijo que enviará una ayuda de emergencia que consiste en frazadas, colchonetas, entre otros artículos de ayuda humanitaria, valorados en 100 mil dólares la cual llegará al Aeropuerto de Tocumen mañana 28 de noviembre.

En Veraguas, familiares y vecinos de Diomedes Mendoza, de 20 años, desaparecido el pasado sábado en aguas del río Guázaro, al norte de Santa Fe, no pudieron ocultar su desesperación al cumplir 72 horas de buscar por su propia cuenta el cuerpo del joven sin resultados. Moisés Mendoza, primo del desaparecido, dijo que se comunicó ayer por teléfono con las autoridades del Sinaproc para pedir ayuda, pero fue infructuosa.