Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Nacional

Indígenas invaden la ciudad de David

CHIRIQUÍ. Nelson Molina, representante del corregimiento de David, mostró gran preocupación por la migración de indígenas, todos proced...

CHIRIQUÍ. Nelson Molina, representante del corregimiento de David, mostró gran preocupación por la migración de indígenas, todos procedentes de la Comarca Ngöbe Buglé, en algunas barriadas del corregimiento de David.

“Hemos tratado de conversar con las autoridades de la comarca, porque esta situación, con el pasar del tiempo cada vez, se ve más acentuada en nuestro corregimiento”, expresó el edil.

Molina manifestó, que más de 400 indígenas viven en sectores como la Barriada Divino Niño 1, 2 y 3, Gran David, Pedregal y Las Lomas, y aunque la Junta Comunal les ha tratado de brindar apoyo, esta población continúa aumentando, y lo peor aún es que ante la difícil situación económica que enfrentan, muchos deciden dedicarse a pedir limosnas.

Un ejemplo claro de esta lamentable realidad, la presenciamos en el sector de Divino Niño Uno.

En este lugar encontramos a más de 30 indígenas, algunos provenientes de La Emplanada de Chorcha, Quebrada de Loro, Paso Ganado y Soloy.

Una de estas indígenas es Celia Cianca Bejerano, quien viene de Soloy, y vive en Divino Niño desde hace 6 años.

Según dijo, ella decidió emigrar para David porque hay mucha pobreza en el lugar donde ella vivía, además, todo queda lejos, mientras que acá es mucho mejor.

“Me dedico a pedir limosnas en varios lugares aquí en David, porque no tengo trabajo y tengo que darle de comer a mis dos hijos todos los días” dijo, Bejerano.

Al adentrarnos más al lugar, también encontramos a la señora Sebastiana Montezuma, su casa improvisada está conformada por cuatro estacas y pedazos de tela, allí al aire libre vive con sus hijos y esposo el señor Catalino Palacios ,quien sufre de cáncer de estomágo.

Tiene como cama, pedazos de tela tendidos sobre el suelo, donde tiene a su esposo enfermo de cáncer en el estómago.

Ante el deplorable estado de salud en que se encuentra su esposo, la señora Sebastiana dijo que en reiteradas ocasiones lo ha llevado al Hospital Regional, pero por ser indígena, al otro día le dicen que se lo tiene que llevar porque allí no puede estar.

“También somos seres humanos, y yo necesito ayuda para mi esposo y mis hijos, ya que no puedo trabajar”, sostuvo la mujer, quien también confirmó que envía a sus hijos a pedir limosnas, porque es la única forma de poder darle de comer algo a su esposo, auque sabe que “no es lo mejor”.

De esta manera los indígenas en este sector, viven en pésimas condiciones habitacionales, donde incluso observamos como la quebrada más cercana al lugar es utilizada por los más pequeños para hacer sus necesidades, un lugar repleto de moscas, mosquitos, y pailas para hacer comida vacías fue lo que encontramos en el lugar.

Para Ludovina Acosta, una moradora latina del área los indígenas no son muy aseados, y están comtaminando el lugar, además, no les gusta trabajar, porque su esposo que es constructor en varias ocasiones les ha brindado apoyo y ellos dicen que no quieren.

“Ellos quieren que todo se les de gratis, y vivir de la lástima de los demás, y así no se puede seguir adelante”, concluyó la señora Acosta.

La autoridades de Chiriquí, le buscan solución al problema de los indígenas.