Temas Especiales

19 de Oct de 2020

Nacional

A contagiar sólo alegría, sin VIH

BRASIL. Cuentan los conocedores que en sus primeros tiempos los carnavales de Brasil, uno de los más famosos del mundo, eran una especi...

BRASIL. Cuentan los conocedores que en sus primeros tiempos los carnavales de Brasil, uno de los más famosos del mundo, eran una especie de batallas causadas por algo simple: tirar afuera los trastos viejos. Pero no lanzarlos a la calle porque sí. La gracia estaba en darle con los trastos a alguien en la cabeza, lo cual generaba violencia que incluso podía terminar en tragedia, algo que en la actualidad sigue siendo una de las principales características de las fiestas de la carne en todo el mundo.

En este 2009 el Carnaval brasileño, que además de Río de Janeiro también tiene explosión en otros puntos como Salvador de Bahía, la violencia y el contagio de enfermedades sexuales van implícitos en el jolgorio.

Y es que en medio de los preparativos para decorar las calles, ensayos de escuelas de samba, elección del rey Momo y de la reina, concursos de fantasías, princesas, lujosas carros alegóricos, indumentarias y, como no, tantas desnudeces a ritmo candente; las autoridades brasileñas se ocuparon de lanzar campañas para evitar el contagio del VIH-Sida y, algo igual de preocupante, la explotación sexual de niños y adolescentes durante el Carnaval.

El Ministerio de Salud de Brasil lanzó su campaña contra el HIV/sida, semanas antes de las fiestas y cosa curiosa, la estrategia no se enfoca a convencer a los jóvenes del uso del condón, sino que está dirigida especialmente a mujeres de 50 años de edad en adelante.

A diferencia de otros carnavales, en los que los hombres de más de 40 años eran el principal objetivo, apenas un 28% de las mujeres con más de 50 años exigen el uso del condón para protegerse. De los hombres un 36,9%.

“En este Carnaval, sólo la alegría se va a contagiar”, es el lema y se pretende frenar las estadísticas que revelan que en los últimos 10 años, los casos de sida en las mayores de 50 se han triplicado, pasando de 3,7 casos por cada cien mil habitantes a 11,6. Se calcula que cerca de 280.000 personas pueden ser portadoras del VIH en Brasil sin saberlo, por lo que se busca también que las personas se hagan una prueba.

No es para menos, unas 185.000 personas actualmente están en tratamiento contra el sida en Brasil.

En la prevención también se repartirán 1,200 millones de condones y 458.000 píldoras del “día siguiente”, esta última para evitar embarazos.

‘DISQUE 100’

Durante el pasado 2008 en Brasil, la línea caliente para denuncias de casos de explotación infantil y juvenil, denominada “Disque 100”, recibió un promedio de 89 llamadas diarias.

Es por ello que en este Carnaval, el gobierno brasileño puso en marcha una campaña para acabar con este delito, principalmente en las capitales y ciudades turísticas de ese país. El lema de la estrategia es: “Explotación sexual de niños y adolescentes es un crimen, denuncie!”.

Los responsables de la campaña distribuirán calcomanías, pañuelos, carteles y hasta tatuajes temporales con la imagen de un ‘Pierrot’, al que le cae una lágrima por la mejilla como muestra del sufrimiento de los menores que han sido víctimas de la violencia.