Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Nacional

Futuro incierto para productores

COMARCA NGÓBE BUGLÉ. Productores de Hato Chamí, Cerro Colorado, y Quebrada de Hacha en la Comarca Ngöbe Buglé, están preocupados porque...

COMARCA NGÓBE BUGLÉ. Productores de Hato Chamí, Cerro Colorado, y Quebrada de Hacha en la Comarca Ngöbe Buglé, están preocupados porque no tienen como sacar los diversos productos agrícolas y ganaderos de la región, enfrentándose a un futuro incierto.

A raíz de esta situación las pérdidas económicas continúan aumentando, por lo que algunos ya están pensando en abandonar la actividad.

Reynaldo Santos, presidente de la Asociación de Hortalizas de Hato Chamí sostuvo que la semana pasada perdió 20 quintales de guandú, 15 de lechuga, y 15 quintales de papas. Según un inventario en este mes registró pérdidas de 580 dólares.

Informó que en lo que va del año, producto de las inclemencias del tiempo han perdido el 60% de la producción, mientras que el otro mes saldrán 300 quintales de frijol de palo, que no se podrán comercializar.

En este sector la producción más alta es de hortalizas, tales como: lechuga, apio, zanahoria, tomate, pimentones, habichuelas, y cada tres meses producen de 125 a 150 quintales de papa, además cultivan yuca y otoe.

Ante esta situación los productores han decidido disminuir la producción.

Acotó, que el problema surge porque antes sacaban los productos en un vehículo que les cobraba de 130 a 140 dólares cada viaje por cada 25 quintales de hortalizas, sólo hasta San Félix, algo que para ellos representaba grandes pérdidas económicas porque la ganancia se iba en el pago del transporte.

Ginio Caballero, presidente de los ganaderos indicó que este sector también presenta el mismo problema y necesitan apoyo logístico y pasto mejorado para maximizar la calidad de ganado vacuno del área.

Ta sólo en el Sector de Hato Chamí, existen 25 productores que cultivan hortalizas, 33 que se dedican al sector ganadero y 60 a la siembra de granos. Aproximadamente en estas regiones habitan más de 10 mil personas, que viven de lo que cultivan.