Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Nacional

Mujeres exigen mayor presencia

PANAMÁ. Con la frase “Mujeres unidas jamás serán vencidas”, la embajadora de Estados Unidos en Panamá, Barbara Stephenson, dio por fina...

PANAMÁ. Con la frase “Mujeres unidas jamás serán vencidas”, la embajadora de Estados Unidos en Panamá, Barbara Stephenson, dio por finalizada la reunión donde se hizo hincapié en que la unidad femenina, permitirá a las panameñas llegar a mejores índices de participación en las diferentes facetas de la vida pública del Estado.

Sucedió en un desayuno-simposio que en celebración del Mes Internacional de la Mujer, bajo el título “Diálogo sobre el papel de la mujer creando comunidades unidas”, organizó la diplomática en su residencia y donde participaron cuatro destacadas activistas ante un auditorio exclusivamente femenino.

Elia López de Tulipano e Irasema de Ahumada, presidenta y secretaria de Capacitación Política del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos, respectivamente, plantearon la necesidad de que se incorporen algunas medidas que promuevan cambios en la participación de la mujer a puestos de elección, el incremento del presupuesto para capacitación política de este sector, la modernización de los partidos políticos, la capacitación y concienciación política desde la perspectiva de género y el diseño de acciones políticas desde el emponderamiento de la mujer, entre otros temas.

Por su parte, otra de las expositoras, Raisa Banfield, directora del Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), habló sobre su experiencia particular de arquitecta ejerciendo como ambientalista y dijo que en este plano, a diferencia de lo que ocurre en política, la mayoría de las líderes son mujeres.

La última participante, Rosario Aguilar, directora de la Fundación para el Desarrollo Comunitario (Fundeco) ha trabajado en la provincia de Darién con la Fundación Pro Niños de Darién y durante los últimos 15 años ha dedicado la mayor parte de su tiempo profesional y personal a mejorar las vidas de los darienitas.

Desde el 2005 la organización bajo su mando, ha manejado un programa financiado por la Organización de Estados Americanos (OEA) para trabajar con refugiados colombianos y panameños y recordó que “la población desplazada está compuesta en su mayor parte por mujeres y sus hijos”.

Autoridades como la procuradora de la Nación y la fiscal Anticorrupción se encontraban entre las participantes.