24 de Feb de 2020

Nacional

Docentes ganan batalla a Rodríguez

PANAMÁ. Boquiabiertos quedaron ayer los educadores, quienes desde temprano, y por segundo día consecutivo, volvieron a cerrar la Calle ...

PANAMÁ. Boquiabiertos quedaron ayer los educadores, quienes desde temprano, y por segundo día consecutivo, volvieron a cerrar la Calle 50 para reclamar los contratos permanentes en áreas de difícil acceso, la mayoría de la provincia de Chiriquí.

Incluso, cuatro de ellos se habían encadenado en la sede de la Defensoría del Pueblo, el martes pasado, para exigir una respuesta del defensor Ricardo Vargas, quien a su vez manifestó su decepción por la falta de voluntad de las autoridades del MEDUCA y el incumplimiento del Decreto 428. En medio de la protesta de los 36 educadores, acompañados de familiares, los ánimos se caldearon por varias horas y más cuando policías antimotines llegaron a despejar la calle.

Pero ayer, después que habían iniciado el cierre en el área, se enteraron que el ministro de Educación, Salvador Rodríguez, ordenó los nombramientos.

Algunos reaccionaron con sonrisitas al enterarse de la noticia, otros con lágrimas. Al final saltaron de la alegría.

En pocos minutos cesaron el cierre. La viceministra de Educación, Mirna de Crespo, reconoció que es un reclamo justo, pero por la falta de fondos el ministerio ha pedido un crédito extraordinario para cumplir con estos salarios. Los educadores lucharon por esos puestos desde hace más de un mes. Hicieron vigilias en la sede del Ministerio de Educación (MEDUCA), marcharon a la Presidencia y en última instancia fueron a la Defensoría, donde sentados, arrinconados o en el piso, dormían por no tener hospedaje.

Las presiones de estos docentes por lograr sus nombramientos contrasta con la crisis educativa, de por sí llena de retrasos y malas condiciones en los planteles a nivel nacional, además de la falta de educadores en distintos centros.

Curioso, mientras unos reclaman puestos en el colegio Mariano Prado de Natá, en Coclé, hubo un paro el martes por la falta de profesores.