24 de Feb de 2020

Nacional

‘Trapos sucios en Casco Viejo’

PANAMÁ. Más que turismo e historia en cada pared, callejón, balcón y edificación, el Casco Viejo se ha convertido en el centro de una d...

PANAMÁ. Más que turismo e historia en cada pared, callejón, balcón y edificación, el Casco Viejo se ha convertido en el centro de una disputa en la que casi todos los días salen a relucir nuevas versiones y acusaciones.

Ayer, el director de Obras y Construcciones de la Alcaldía de Panamá, Jaime Salas, realizó una conferencia de prensa para aclarar, según él, algunas inexactitudes del diario La Prensa , que se ha dedicado a montarle una campaña.

Todo esto surge, dijo, a partir de la aprobación y de la autenticidad o no del proyecto PH Plaza Independencia, ubicado en la Plaza Catedral en San Felipe, edificio que está construyendo la empresa Ripard Holding Corp. y cuyo dueño es el empresario Rodney Zelenka.

Según Salas, él sólo puede hacer lo que la ley le permite, por lo que transgredir eso, es someterse al escrutinio de una demanda por extralimitación de funciones, abuso de autoridad y arbitrariedad.

“Es por eso que hemos reiterado que la única forma en que podemos dejar sin efecto cosas o suspender algún tipo de proyecto, fuera de lo que es el cumplimiento estricto de la norma de desarrollo urbano y de acuerdos municipales, es que alguna autoridad superior lo oficie para que sea de estricto cumplimiento por mí”, explicó.

Una resolución de 1999 avala el proyecto PH Plaza Independencia. En el 2001, la Dirección de Ingeniería Municipal aprobó los planos que vienen de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico y en el 2004 se firmó una certificación por parte del entonces director de Patrimonio Histórico, Carlos Fitzgerald, la cual dice que, si bien es cierto que en abril de ese año se creó un nuevo manual de normas y procedimientos, todo lo que ha estado aprobado anteriormente queda vigente, toda vez que no tiene efecto de retroactividad.

El 28 de diciembre de 2007, la directora de Patrimonio Histórico, Linett Montenegro certifica, que los inmuebles antes descritos cuentan con planos para su restauración, “aprobados por esta dirección y están en proceso”.

De acuerdo, con Salas, esto significa que todo lo que se desarrolla dentro del Casco Viejo —incluyendo las intervenciones para las excavaciones arqueológicas—, necesitan un permiso del Patrimonio Histórico. “La intervención de fachadas, de cambio de balcones, de frisos, cornisa y techo que se dan a lo interno del Conjunto Monumental, necesitan la aprobación de Patrimonio Histórico”.

Se aduce, indicó Salas, que algunas de las firmas que se dieron en ese tiempo están falsificadas, entonces la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico tiene que presentar una denuncia formal ante las autoridades diciéndole que han encontrado un vicio en la aprobación del documento.

Cuando Salas llegó a la Dirección de Ingeniería Municipal, según dijo, hizo ingentes esfuerzos con el Ministerio de Vivienda para crear la ley de urbanismo, la cual se creó el 1 de febrero de 2006 y se reglamentó en mayo de 2007.

“Cuando publicamos en un rotativo de la ciudad, dos páginas seguidas en contra de la Dirección de Ingeniería Municipal, esto no es contra mía que soy el director de Obras y Construcciones. Es el peligro que se cierne sobre la industria de la construcción, porque decir que todo lo que se ha hecho en los últimos cinco años es ilegal, que no se ha respetado la norma y que hay un caos urbano, es mandar un mensaje de que no tenemos seguridad jurídica”, indicó.

El director de Obras y Construcciones aclaró que para poder parar un proyecto se requiere de una orden de un juzgado o de la Corte Suprema de Justicia.

En los últimos cinco años, Salas ha aprobado más de 7 mil planos y más de 16 mil permisos de construcción.

ATAQUES

En el diario La Prensa , el presidente de esta corporación Fernando Berguido asegura que no hay tal “campaña” en contra de nadie. “La única campaña que tenemos en La Prensa , es en contra de la corrupción”, expresó a La Estrella.

En cuanto al proyecto Plaza Independencia, comentó que la Dirección de Patrimonio Histórico ordenó la suspensión indefinida de la obra por las “irregularidades” que se han planteado. No obstante, se abstuvo de ampliar comentarios para no entrar en un debate de “dime y te digo”.

Sólo añadió que su único interés es que en el Casco Antiguo se hagan las cosas dentro de las normas y no se pierda la riqueza de su historia.

Pero Rodney Zelenka, el dueño del criticado proyecto en el Casco Viejo —el cual está en una especie de campo minado por la construcción de dos pisos por encima de lo permitido por las normas—, sí está dispuesto a dar a conocer su versión.

Zelenka, se identifica como la principal víctima de las publicaciones, en tanto que a Salas se le ha dado “un pase de factura”.

“No se puede hablar de irregularidades, ni de violaciones de hace más de 10 años”. Explicó que en 1999 no existía el actual manual de normas del Casco Viejo. La reglamentación es del 2003.

Agrega que la ley del Patrimonio Histórico en su reglamento es la que permite que el director de esa dirección apruebe o desapruebe un plano para las obras en el sector.

Sobre la suspensión de la obra, se ha puesto una querella penal en contra de la directora del Patrimonio Histórico, Linette Montenegro, por supuesto abuso de autoridad. Zelenka afirma que primero paralizó la obra y después la suspendió, a pesar que no hizo la consulta correspondiente a la Procuraduría de la Administración. Además, sostuvo que existen tres pronunciamientos previos de esta instancia que respaldan la obra: dos de Alma Montenegro de Fletcher y uno de Oscar Ceville, este último con aclaraciones importantes.

Y en medio de todo este torbellino, Zelenka se defiende preguntándose por ejemplo: si Berguido desde su penthouse (cerca de Plaza Bolívar), “no ha visto que el magistrado Valdés, construyó otro piso arriba de su edificio”.

De estas edificaciones tiene en su poder fotografías antiguas y recientes con las que sustenta sus señalamientos. Además, se pregunta si Berguido sabe algo del proyecto del Patronato de San Felipe, que según Zelenka “tiene más de 10 meses rondando mesas en el MIVI, discutiéndose a puerta cerrada, y en el que participan, muchos de sus allegados”.

Entre ellos, estaría el arquitecto Sebastián Paniza, actual presidente de ICOMOS, “anteriormente director de Patrimonio Histórico cuando se construyó el penthouse, piso adicional, de Fernando Berguido.. y Manuel González Revilla, al que se le otorgó la administración y concesión de todo el interior del proyecto del Arco Chato, y que es dueño de la casa que permanece en ruinas desde hace más de 20 años en calle segunda y Avenida A”, dijo.

APROBACIONES

De acuerdo con los documentos, cuatro directores del Patrimonio Histórico avalaron los planos de la obra de restauración: Evangelina Crespo en Resolución del 24 de agosto de 1999; Carlos Fitzgerald el 27 de mayo de 2004 en una certificación que responde a consulta tras promulgación del manual de normas y procedimientos; Domingo Varela en nota del 4 de abril de 2007 (ver copia) y Linette Montenegro en certificación del 28 de diciembre de 2007 (ver copia).