Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

De pornografía al asalto sexual

PANAMA. El tráfico de pornografía infantil en Internet ha crecido inusitadamente en los últimos años, y lo que usualmente se ha conside...

PANAMA. El tráfico de pornografía infantil en Internet ha crecido inusitadamente en los últimos años, y lo que usualmente se ha considerado sólo como hombres observando imágenes podría ser, en realidad, nada menos que depredadores sexuales.

Un reciente estudio del gobierno americano sobre delincuentes condenados por buscar pornografía infantil en línea, sugiere que el número de hombres que descargan imágenes sexuales explícitas de niños y después proceden a asaltarlos es sorprendentemente alto: 85% de estos delincuentes confesó después de consultar las páginas haber cometido actos de abuso sexual contra menores, desde contactos inapropiados hasta violaciones.

El estudio, llamado “The ‘Butner Study’ Redux” en ingles, un reporte sobre la incidencia de delitos sexuales en personas condenadas por pornografía infantil, fue publicado el año pasado en el “Journal of Family Violence” (Revista de Violencia Familiar). Se llevó a cabo por los sicólogos Michael L Bourke y Andrés E. Hernández de la Oficina Federal de Prisiones de los Estados Unidos, y es el primer estudio completo sobre el comportamiento sexual de estos delincuentes en línea.

El estudio compara dos grupos de delincuentes condenados por buscar pornografía infantil, que participan en un programa de tratamiento voluntario: hombres cuyo historial de delito sexual al momento de la condena incluía la posesión o distribución de imágenes de abuso infantil, pero no incluía ningún cargo por abuso sexual; y hombres condenados por delitos similares que sí tenían historial de abuso sexual de menores al momento de la condena.

Los sicólogos buscaban determinar si el primer grupo de delincuentes era sólo coleccionista de pornografía infantil con bajo riesgo de incurrir en prácticas de delitos sexuales, o si se trataba de delincuentes sexuales cuyos crímenes, fuera de aquellos por Internet, habían pasado desapercibidos.

Sus conclusiones muestran que era más probable encontrar dentro de los 155 reclusos hombres que sí habían acosado o abusado de un menor.

Más del 85% admitió abusar de al menos un menor. La mayoría había abusado de más de una víctima.

El Dr. Hernández y el Dr. Bourke concluyen en su estudio que “muchos delincuentes de pornografía infantil en Internet pueden ser abusadores de niños que han pasado desapercibidos.”

Sin embargo, también advierten que los delincuentes que se ofrecen para el tratamiento pueden diferir en su comportamiento de aquellos que no buscan tratamiento.

Los resultados despertaron un gran debate entre los sicólogos, policías y los funcionarios de prisiones sobre las consecuencias para la seguridad pública y la aplicación de la ley.

Aquellos que son detenidos por cargos de posesión o distribución de pornografía infantil en general, reciben sentencias más ligeras y períodos de libertad condicional más cortos que otro tipo de delincuentes sexuales en los Estados Unidos.