Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Nacional

Educación en el abismo

PANAMÁ. La educación panameña llegó al nivel más bajo, al punto que en un futuro podría estar en riesgo la operación y nivel de competi...

PANAMÁ. La educación panameña llegó al nivel más bajo, al punto que en un futuro podría estar en riesgo la operación y nivel de competitividad del Canal de Panamá, debido a la falta de preparación técnica y científica de las nuevas generaciones.

Fue éste uno de las señalamientos surgidos ayer en la presentación al país del diagnóstico sobre el estado actual de la educación nacional por la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá (Fundespa), y del documento “Alianza Público-Privada: hacia una política de Estado en Educación”, que resume las propuestas e iniciativas educativas presentadas en los últimos quince años.

Según la presidenta del Consejo Nacional de Educación (Conaced), profesora Paulina Franceschi, es urgente trazar una ruta que se convierta en la “Carta de Transformación Educativa de Panamá”, donde esté diseñada la estrategia para atacar el problema educativo nacional.

“Sabemos qué es lo que sucede, lo que hay que definir es cómo lo vamos a combatir. Existe una notable falta de liderazgo para hacer un proyecto educativo a largo plazo, que sea un compromiso de Estado”, apuntó la educadora.

DIAGNÓSTICO

Ante educadores, dirigentes, empresarios, analistas, sociólogos, expertos y periodistas, fue presentado ayer el Diagnóstico sobre la Educación Nacional, en el que se recogió toda la información y estadísticas en temas como la calidad del aprendizaje, cobertural equidad, política y gestión del Ministerio de Educación (MEDUCA) e infraestructuras.

La profesora Elida Picota de Tapia, quien presentó el diagnóstico, señaló que la educación panameña tiene la peor calificación en el renglón de gestión administrativa, y deficiencias severas en todo el sistema.

Todo esto, apuntó, coloca la educación panameña en un nivel de oscuridad y retardo considerable.

“Hay mucha burocracia, contenidos desfazados, educadores desmotivados e infraestructuras en pésimas condiciones, carencia de enseñanza de valores. En síntesis, tenemos un sistema educativo que no favorece la formación integral del individuo”, aseguró la educadora.

REACCIONES

El dirigente magisterial, Luis López, coincidió con el informe y dijo que los gremios magisteriales han sido beligerantes en la lucha por mejorar la calidad de la enseñanza en el país.

Sus comentarios sobre el diagnóstico fueron puntuales: “La actitud de los gobernantes hacia la educación ha sido muy negligente”.

Por su parte, José Chen Barría, director ejecutivo de Fudespa, señaló que el problema de la pobreza se solucionará cuando los panameños tengan acceso a una educación gratuita de calidad, en condiciones físicas apropiadas y con la calidad curricular que permita a los egresados insertarse en las exigencias del Siglo XXI.

“La educación elimina la marginalidad, permite la movilidad social y ofrece oportunidades de una mejor y más digna calidad de vida”, destacó Chen Barría.

Para el también dirigente magisterial, Edy Pinto, las transformaciones en el sector educativo deben lograrse mediante un consenso, pero advirtió que hay “temas” en el área educativa.

“Los adelantos deben ser significativos e inherentes al sistema. Si se tocan otros aspectos, entonces será pertinente hacer otros análisis. Lo que sí reconocemos es que existe una situación que requiere atención prioritaria, y en eso, estamos dispuestos a dar nuestro aporte”, indicó Pinto.

A su vez, Nivia Rossana Castrellón, del Círculo Empresarial en Pro del Mejoramiento de la Calidad de la Educación, presentó el documento “Alianza Público-Privada: hacia una política de Estado en Educación”, en el que se plantean y resumen las propuestas educativas elaboradas desde el año 1995 al 2008.

Castrellón destacó que existe consenso sobre lo que hay que hacer en la educación, y que los puntos discordantes son perfectamente superables.

“Esta puede ser la hoja de ruta para trabajar en las políticas públicas que requiere nuestra educación”, indicó.

Identificó como objetivos prioritarios en el tema educativo mejorar la equidad en el acceso a la educación, ofrecer contenidos curriculares actualizados, aumentar el calendario escolar a 210 días efectivos de clases, desarrollar una ley de Carrera Docente, hacer más efectiva la gestión administrativa gubernamental y elevar la inversión en tecnología, infraestructura y ampliar la participación de la comunidad educativa.

El documento fue entregado al viceministro administrativo encargado de Educación, Irvin Halman, quien aseguró que el mismo será incorporado como parte del proyecto de desarrollo de la educación nacional que será puesto en marcha desde el 1 de julio. “Esta puede ser la vía para transformar nuestra educación, señaló Halman.