Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Nacional

¿Otra Ley Faúndes?

PANAMÁ. Hasta ayer no se había hablado tanto de la Ley Faúndes o Ley 61 desde que ésta fue aprobada en la Asamblea Nacional hace más de...

PANAMÁ. Hasta ayer no se había hablado tanto de la Ley Faúndes o Ley 61 desde que ésta fue aprobada en la Asamblea Nacional hace más de diez años.

La norma que obligaba a los funcionarios a renunciar a su cargo al llegar a la edad de 75 años y que fue eliminada en el año 2007 vuelve a la palestra, tras la presentación de un proyecto ley denominado “Mi primer empleo” que pretende desarrollar un plan para adentrar a las personas entre 18 y 29 años a su primera experiencia laboral.

Sin embargo, el proyecto presentado hace dos días por la ministra de Trabajo, Alma Cortés, ante el Consejo de Gabinete pone sus condiciones y una de esas es precisamente la que trae otra vez a la Ley Faúndes a debate.

EL PRIMER EMPLEO

Según el proyecto de ley “Mi primer empleo”, los jóvenes tendrán más plazas vacantes si los servidores públicos mayores de 75 años se retiran a esa edad para darle oportunidad a los más jóvenes.

Esa medida regiría para todos los servidores públicos excepto para los elegidos en cargos populares, los demás tendrán derecho de entrar a una pensión de vejez dentro de la Caja de Seguro Social según lo sustentó la ministra Cortés en el Consejo de Gabinete del martes en el cual fue aprobado el anteproyecto para luego llevarlo a discusión de la Asamblea.

Aunque el plan que impulsa Cortés aún no ha llegado a primer debate ya las opiniones sobre el tema han salido a relucir, a juicio del secretario general de la Universidad de Panamá, Miguel Ángel Candanedo “el espíritu de la iniciativa no es mala”, pero sugiere que en las discusiones de la ley se contemple el equilibrio de edades y experiencia que debe existir en otras instituciones.

Candanedo confía en la capacidad y preparación con que muchos jóvenes están aportando con respecto a conocimientos tecnológicos, pero advierte también que no es fácil reemplazar los conocimientos y experiencias de funcionarios de más de 75 años.

En este caso se refiere específicamente a unos 100 docentes que laboran en áreas científicas y culturales de la Universidad de Panamá que a pesar de estar jubilados asisten a enseñar. Según Candanedo es aproximadamente, esa cantidad la que quedó luego que fuera implementada la Ley Faúndes.

En parte, la ex diputada Mireya Lasso coincide con Candanedo, pero ella que ya en el año 2005 había presentado propuestas para derogar la Ley Faúndes habla con más fuerza sobre el proyecto que ahora se compara con dicha ley.

Lasso dice que “parece juicioso” que se pretenda asegurar que un joven de 18 años pueda desempeñar las funciones de una persona de 75 años, cuando lo importante no es la edad sino la capacidad para desempeñar una función específica.

La ex diputada solicita que no se menosprecie la capacidad de una persona de más de 75, pues ésta además de conocimiento poseé sabiduría. En otras palabras ella es del pensar que si un individuo es “viejo,” y se le considera inválido no es más que un error.

Para Lasso, los 75 años no son sinónimos de la fecha de expiración de las facultades mentales y no hay ninguna relación lógica entre las funciones que puede desempeñar un servidor público a la edad de 75 años y los servicios que pueda brindar un joven.