Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Nacional

Atrapados en su propia residencia

CHIRIQUÍ. Daniel Miller tiene problemas de salud porque padece de cáncer, sufre presión sanguínea alta y tiene que tomar medicamentos d...

CHIRIQUÍ. Daniel Miller tiene problemas de salud porque padece de cáncer, sufre presión sanguínea alta y tiene que tomar medicamentos diariamente, además de acudir con regularidad a recibir atención de los médicos.

Pero en los últimos días, su temor de salir de la casa y no poder entrar lo ha obligado a faltar a las citas médicas.

Miller y su esposa Ginny, ambos adultos mayores estadounidenses, hace cuatro años compraron un terreno en el sector de Banco de Potrerillos Arriba, donde opera la empresa Cítricos, la cual antes presuntamente era manejada por el Estado.

Allí fundaron su residencia para pasar el resto de sus vidas juntos y en plena tranquilidad.

Sin embargo, en las últimas semanas la vida les ha cambiado radicalmente. Los esposos Miller se han visto sitiados dentro de su propiedad. Fueron cercados en su propia finca.

Y es que cuando compraron el terreno no se percataron que está en medio de los dominios de la Compañía Cítrica, la cual fue presuntamente adquirida después por ciudadanos colombianos.

Los nuevos dueños decidieron cercar sus tierras, a tal punto que los Miller se quedaron sin paso. Una cerca de acero con un enorme candado y un agente de seguridad privado contratado por la empresa, se encargan de bloquearles la salida y la entrada.

La pareja de norteamericanos se mantienen privados de la libertad. Creen que al salir y regresar ya no encuentren nada en su residencia. Los empleados de su finca se mantienen afuera para llevarles medicinas y alimentos, entre otras cosas.

No obstante, se trató de lograr una explicación por parte de los dueños de la empresa, o sus abogados, sin resultados positivos.

Los pocos moradores cercanos a la finca que se atrevieron a hablar bajo el anonimato coinciden en que antes de la compra de ese terreno por parte de los norteamericanos, el mismo fue utilizado por másde 80 años como camino libre y la familia Miller permitía incluso el paso de las cargas de cañas para el ingenio. Nunca hubo problemas hasta que cambió la administración de la empresa, por lo cual éste no es el primer caso que se ha registrado.

PIDEN SOLUCIÓN

La comunidad solicita a las autoridades para que interpongan sus buenos oficios para resolver el problema, que pudiera representar repercusiones internacionales por poner en riesgo una familia de norteamericanos.

La situación fue avalada por el representante del corregimiento de Dos Ríos, Venancio Villarreal, quien sostuvo que cuando los nuevos dueños de la empresa adquirieron la propiedad ya estaban los caminos por donde pasaban los residentes del área. Ahora han colocado portones para impedir que las personas tengan acceso a sus viviendas y fincas.

Villarreal confirmó que no es la primera vez que esta empresa hace este tipo de acciones. Anteriormente, otras familias afectadas han tenido que derribarles el cercado y los portones de hierro.

El edil señaló que en este caso de los norteamericanos hay que apoyarlos para buscar una solución al problema. Hasta el momento, la corregiduría de Banco de Potrerillos no ha logrado una salida al problema.

ACCIONES LEGALES

Fidelina Bejerano Quiroz, abogada de la familia Miller, señaló que existe una resolución de la Alcaldía de Dolega en favor de los afectados. Lo que ha sucedido es que después, dicha resolución fue revocada por el gobernador el entonces Virgilio Vergara, por lo que han interpuesto un amparo de garantías sobre el caso. También hay una certificación del MOP, con mapas de Tommy Guardia, donde se señala se la servidumbre pública de tránsito para el ingreso de esta familia.