Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Nacional

Polémica en actos del 2 de noviembre

PANAMÁ. El orador de fondo, Julio Yao, fue seleccionado por el Consejo Municipal. Sus críticas contra la política exterior del gobierno ...

PANAMÁ. El orador de fondo, Julio Yao, fue seleccionado por el Consejo Municipal. Sus críticas contra la política exterior del gobierno del presidente Ricardo Martinelli y el ministro José Raúl Mulino, por la instalación bases aereonavales, —que la oposición y la izquierda del país creen serán operadas por Estados Unidos—, fueron el detonante que cambió el tradicional acto a los próceres de la patria en el cementerio Amador.

Pero el canciller Juan Carlos Varela, no pasó por alto lo que tildó de “irrespeto”. “Estás tergiversando la realidad y desinformando a la población. Estás desvirtuando la actividad”, le expresó.

Varela no dejó sin su parte al representante Jair Martínez, quien estaba a su lado y es el actual presidente del Consejo Municipal. Incluso, lo señalaba con firmeza al regañarlo frente a todos los presentes y el propio presidente Martinelli.

A la salida del evento, Varela dijo que le dolía como panameño que en un acto oficial un orador designado desvirtúe la realidad y se use un acto tan especial para irrespetar al presidente y a todos los ministros.

Agregó que los centros de operaciones logísticas en Bahía Piñas y en el Archipiélago de Las Perlas responden “al esfuerzo del gobierno panameño para detener la cantidad de droga que está entrando al país”.

El ministro Mulino se mostró contento. “Me alegra que el canciller lo haya parado como lo paró, porque estos izquierdistas solapados no desaprovechan oportunidad para decir su verdad a su manera y a su conveniencia”. Dijo que es falso que los acuerdos impliquen de alguna manera manejos con Estados Unidos o cualquier otro gobierno extranjero.

Martinelli también se refirió al tema: “no es justo que personas que no quieren a su país tengan una versión tergiversada de la historia la cual está llena de odio, rencillas, porque lo único que están haciendo es incitando a la violencia”.

Yao se defendió alegando que tenía la ilusión de que el gobierno respetara la libre expresión y, sobre todo, el derecho del Consejo Municipal de asignarlo como orador.