Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Nacional

Los ambientalistas se oponen pero no ofrecen alternativas

Zorel Morales, de la Cámara Minera de Panamá (CAMIPA), indicó que el concepto de responsabilidad social debe ser aplicable a todas las e...

Zorel Morales, de la Cámara Minera de Panamá (CAMIPA), indicó que el concepto de responsabilidad social debe ser aplicable a todas las empresas del mundo, extensivo por tanto a los organismos no gubernamentales (ONGs) que según él deben ser responsables de lo que dicen y de lo que hacen, “porque no es posible oponerse a todo, y no presentar propuestas de solución”.

Los mayores yacimientos de metales de nuestro país los encontramos en las comarcas indígenas, por eso no podemos dejarlos allí, hay que hacer algo, porque si hacemos caso a la oposición a ultranza de estos grupos radicales no logramos nada.

Muchas asociaciones están alertando sobre este mismo problema a nivel mundial, y en estas “regiones indígenas otros gobiernos hacen lo mismo que lo que se busca hacer aquí”, pero con la negativa de estos grupos radicales al final no se hace nada.

La oposición que se dio en la mina de Cañazas, donde los grupos ambientalistas se opusieron pero no ofrecieron ninguna alternativa para que la gente de esas comunidades sobreviva, es a juicio de Morales, un claro indicio de la forma de operar de estas organizaciones.

Y aunque admitió que el Gobierno nadie lo va a reemplazar, no se pueden aceptar alegremente todas las argumentaciones de los ambientalistas. Morales negó además que el Estado solo perciba el 2% de los ingresos de las empresas inversoras, afirmando que el valor “in situ” de Cerro Colorado ronda en este momento unos 75,000 millones de dólares, de los cuales el Estado debe recaudar unos 15,000 millones solo en concepto de impuestos; a eso hay que agregarle salarios, inversión en programas sociales y compra de servicios locales que podrían representar otros 20,000 millones.

No obstante la ambientalista Raisa Banfield cuestionó los créditos fiscales y las exoneraciones que se les otorgan a estas empresas, porque no tendría sentido que una empresa como Petaquilla disfrute de unas condiciones diferentes a las que el Estado otorgaría a otras empresas, como lo puede ser en este caso Cerro Colorado.

“Solo lo que está escrito es lo que cuenta, y según lo que está escrito lo que las empresas inviertan de más se les aplicará en créditos fiscales”, afirmó Banfield. Incluso afirmó que en el caso de Minera Panamá y Petaquilla el contrato expresa que a medida que la presencia del metal baja se les concede un bono. Además tienen exoneración en impuestos de importación y exportación.

“Lo que está planteado, y es lo que rige para la empresa Petaquilla es eso, por lo tanto, ¿cómo va a evolucionar esto a lo que indican el señor Zorel?, hay que verlo". Morales, no obstante, sostuvo que casi un 50% de las riquezas fruto de la actividad minera quedarían en el país, además de que no sería Panamá la quien invertiría en la extracción sino la empresa privada.