Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

La nueva etapa de la Iglesia en Panamá

PANAMÁ. Desde ayer, la Arquidiócesis de Panamá cuenta con un nuevo pastor. Se trata de la figura de monseñor José Domingo Ulloa Mendieta...

PANAMÁ. Desde ayer, la Arquidiócesis de Panamá cuenta con un nuevo pastor. Se trata de la figura de monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, obispo número 46 en Panamá, desde su fundación en 1513, y séptimo arzobispo desde que fuera declarada arquidiócesis en 1925.

Ulloa, según la prensa especializada, inicia un ministerio pastoral con la “alegría y la emoción de un pueblo”, que ayer se volcó a las calles que circundan la Catedral Metropolitana para participar en esta sucesión apostólica.

EL ESCENARIO

El clima tuvo clemencia esta vez y dejó atrás las torrenciales precipitaciones de las últimas fechas. Sin embargo, pasada las cinco de la tarde los paraguas comenzaron a ser protagonistas por la pertinaz llovizna que se hizo presente.

Delegaciones de otras provincias también dijeron presente en estos actos. Se debe, en parte, a que los obispos de sus respectivas circunscripciones formaban parte de esta ceremonia especial.

Las autoridades eclesiásticas, encabezadas por el nuncio apostólico Andrés Carrascosa Cosa estuvieron presentes y saludaron al nuevo jefe de la pastoral en la provincia de Panamá. Se encontraban también alrededor de 12 arzobispos y obispos extranjeros.

Ulloa hasta hace poco fungió como obispo auxiliar de la arquidiócesis y es secretario general de la Conferencia Episcopal Panameña (CEP), organismo que representa la máxima autoridad de la Iglesia católica en Panamá.

LOS TESTIGOS

Entre los invitados especiales estuvieron las autoridades nacionales, desde el presidente Ricardo Martinelli y su esposa Marta; el vicepresidente Juan Carlos Varela; el presidente de la Asamblea Nacional de Diputados, José Luis Varela; el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Anibal Salas; miembros del Consejo de Gabinete, del Cuerpo Diplomático acreditado ante el pueblo y gobierno de Panamá; de los máximos representantes de otras tendencias religiosas y cientos de fieles de “la Iglesia de Cristo”.

En las inmediaciones de las calles Quinta, Sexta y Séptima -adyacentes a la Catedral- se notaban las pancartas en donde las diferencias parroquias de esta capital anunciaban su presencia en este histórico evento religioso. No es para menos, situaciones como las que se vivieron ayer en Panamá ocurren muy pocas veces.

EL PROTOCOLO

Ayer no hubo otros cultos católicos en la capital del país y la eucaristía se trasladó de manera unificada al Casco Viejo.

Ante la asamblea eclesial el nuncio Carrascosa Coso puso en perspectiva la designación de monseñor Ulloa y su trayectoria orientada por la obra de San Agustín.

Tras la exhortación para que se convierta en orientador de la fe de miles de panameños, Carrascosa pidió que se diera lectura al mandato apostólico o bula de nombramiento.

En esta se expresa: “Recurro a ti venerable hermano, ya que tu reunes la capacidad, las dotes de consejo y prudencia para llevar este ministerio. A lo largo de los años haz acumulado ejecutorias en las que sobresalen las virtudes congruentes, la autoridad y el conocimiento de las necesidades”. Esta comunicación fue firmada en Roma el pasado 18 de febrero por el Papa Benedicto XVI -en el quinto año de su pontificado- y por el proto-notario apostólico, Marcelo Rossetti.

Seguido el momento, Ulloa Medienta encabezó la ceremonia de profesión de fe y reiteró su compromiso de guiar a la Iglesia de Panamá apegada a los dictámenes de la Santa Sede.

PANAMÁ. Y SU IGLESIA

La Diócesis de Panamá creada el 9 de septiembre de 1513 es la Iglesia más antigua en tierra firme y madre de las Iglesias particulares existentes hasta ahora en la república de Panamá, pues de ella salieron las siguientes jurisdicciones.

En 1925 se creó el Vicariato Apostólico del Darién y Colón. En 1955, se creó la Diócesis de David. 1962 vio nacer la Diócesis de Chitré. y en 1964 se creó la Prelatura de Bocas del Toro. Ese mismo año se crea la Diócesis de Santiago de Veraguas.

En 1988 la Diócesis Misionera de Colón (Separada del Vicariato Apostólico del Darién) Ahora Diócesis de Colón – Kuna Yala. Finalmente en 1993 se creó la de Penonomé.