Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Un cambio al “Código de Trabajo” tiene que ser negociado

A sabiendas de que uno de nuestros mayores recursos como país es nuestra posición geográfica, es menester de los gobiernos buscar que es...

A sabiendas de que uno de nuestros mayores recursos como país es nuestra posición geográfica, es menester de los gobiernos buscar que ese mismo posicionamiento se pueda trasladar al sector económico, donde Panamá cuenta con grandes recursos, como la Zona Libre y el Canal, con todo su potencial de industrias de valor agregado, así como otras industrias que, aunque con mucho potencial, requieren de mayor productividad de parte de la mano de obra local.

Claros en este escenario, el economista Guillermo Chapman dijo hoy en Debate Abierto que el inversionista extranjero no entiende el porqué de legislaciones especiales dentro de nuestro sistema laboral. Para los grandes empresarios que se sienten atraídos por esa ventajosa posición geográfica del país, resulta impensable manejar nuestras leyes en materia laboral, tal y como están expuestas en el actual Código de Trabajo. Tampoco entienden el cierre de las empresas durante la huelga, “los empresarios extranjeros no entienden eso”.

Por ello sostuvo que ante la eventualidad de hacer cambios al Código de Trabajo o reformas a nuestra legislación laboral, el Gobierno tendrá que negociar “porque no se puede hacer a la brava, pues no va a funcionar. Se pueden hacer concesiones, pero es un tema que requiere negociación... hasta los economistas entendemos que esto debe ser negociado”, dijo el socio mayoritario de INDESA.

Chapman detalló cómo cuando se elaboró la ley del área económica especial de la antigua base de Howard, se hizo una propuesta internacional, donde los inversionistas revisaron nuestro Código de Trabajo e hicieron sus observaciones. Básicamente se habló de la legislación 24/7, porque no era viable mantener diferencias en la duración de los turnos y en las tasas de remuneración por hora según los periodos de trabajo. Se pensó en una jornada de 8 horas para todos, y la misma tasa de remuneración para todos los trabajadores. “Si los sindicatos quieren una tasa de remuneración por hora distinta, tendrían que hacerse convenciones colectivas, lo que significa, sindicatos para todas las actividades”.

Se piensa entonces en jornadas de trabajo todos los días, incluidos los feriados, con sus horas reglamentarias, un día de descanso semanal, vacaciones en el mes a opción del empleador y arreglos de competitividad, excepto para trabajos peligrosos, que podrían ser vistos entre el sindicato y la empresa, para que no se tuvieran que registrar en el Ministerio de Trabajo... todo manteniendo como regla la existencia de sindicatos. '

Aconsejó finalmente al Gobierno que trabaje en una legislación general, porque aunque las ideas planteadas son muy buenas, “el costo es el mismo para una ley especial que para una general”.