Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

Vocaciones siguen llegando a la Iglesia

PANAMÁ. A pesar de los escándalos que a nivel mundial y nacional ha provocado el comportamiento de algunos curas, no dejan de llegar jóv...

PANAMÁ. A pesar de los escándalos que a nivel mundial y nacional ha provocado el comportamiento de algunos curas, no dejan de llegar jóvenes al Seminario Mayor San José en busca de una opción de vida distinta.

“Las vocaciones están surgiendo; tal vez no en el número que necesitamos, pero estamos teniendo muchachos con más madurez, incluso algunos entran cuando ya han terminado sus estudios universitarios”, afirmó el arzobispo metropolitano José Domingo Ulloa.

MÁS CONTROL

Casi en esa misma orientación fueron las declaraciones del padre Carlos Mejía, rector del seminario, quien negó que haya un decrecimiento en las vocaciones: “Más bien hemos tenido más control en la admisión”.

Mejía afirmó que “no existe una institución que tome tan en serio las pruebas psicológicas como la Iglesia católica. Los candidatos tienen que pasar por 10 test de análisis psicológico. Aquí no entra todo el mundo a la buena de Dios. La elección de los candidatos es más exigente que antes”.

El rector también explicó que así como las universidades no preparan a sus estudiantes para que hagan un mal, sino para que ejerzan la profesión para un bien, “en la formación sacerdotal es igual.. se forma con la esperanza en que ellos respondan a los principios impartidos”.

CENA DE PAN Y VINO

“ Gracias porque nos das confianza.. Son ya 40 años, en medio de las pruebas, tu presencia consuela y es consuelo de Dios”. Esa es la letra del canto con el que -hoy- los seminaristas agradecerán a los fieles laicos por el apoyo a las vocaciones sacerdotales a través de la Cena de Pan y Vino, que tendrá lugar en el gimnasio del Colegio La Salle, hoy a las 7:00 p.m.

Dicho evento surgió en el contexto de la reapertura del Seminario, en 1970, con el apoyo de un grupo de laicos que integraban el Club Serra, quienes apoyaron al entonces arzobispo Marcos Gregorio McGrath.