Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Nacional

Ecos de Chiriquí Oriente

El 23 de junio de 1960, dirigentes cívicos del histórico pueblo de Remedios (1589) ven coronados sus esfuerzos en la lucha por la creaci...

El 23 de junio de 1960, dirigentes cívicos del histórico pueblo de Remedios (1589) ven coronados sus esfuerzos en la lucha por la creación del primer ciclo secundario en el oriente chiricano. En aquel entonces, el ministro de Educación, profesor Federico Velásquez, estampa su firma y crea oficialmente los dos primeros colegios de la región: el Primer Ciclo Secundario de Remedios y el Primer Ciclo de Las Lajas. Ambos planteles oficiales han cumplido la misión en la formación de personal calificado que se encuentran diseminados en diversas áreas del país, como profesionales en diferentes disciplinas.

En aquella memorable jornada cívica, 28 comunidades de los distritos de Tolé, Remedios, San Félix y San Lorenzo escogieron democráticamente en la Gran Mesa Redonda pro sede del colegio de Remedios. Unilateralmente el pueblo de Remedios se movilizó y con gran responsabilidad ciudadana contribuyó con trabajos voluntarios a edificar las cinco primeras aulas con las que, en agosto de 1960, el colegio comenzó a funcionar en salones propios. Cabe destacar que fue notorio el apoyo y el esfuerzo colectivo de la comunidad e importantes y valiosos aportes económicos como los de la familia Motta, Nicolás Jované, Hermanos Castrellón, (Tolé), Hermanos Kelso, Norberto Navarro, Rodolfo Rivera, Municipio de Remedios, Sociedad de Remedianos Unidos y otros activistas remedianos y no remedianos que con su actuar hicieron posibles nuevas luces que permitieran sacar de la ignorancia a miles de ciudadanos que hoy, con mejores herramientas, continúan la lucha histórica de hacer de la ilusión y la quimera una opción real, por mejorar los niveles de vida con una auténtica calidad de la misma. Los remedianos, al igual que otros pueblos, entienden que la educación es una inversión positiva y un medio eficaz para salir del atraso, del fanatismo, del derrotismo, del escepticismo y otros males sociales que impiden un desarrollo sostenible con equidad y sin exclusiones.

Actualmente, el Primer Ciclo de Remedios, bajo la atinada dirección del educador Martín Aizpurúa, junto a un grupo de docentes y administrativos, realizan una tesonera y plausible labor para que, además de ofrecer calidad en el proceso enseñanza-aprendizaje a los estudiantes, el colegio pueda autogestionarse en algunos programas o proyecciones.

Cuenta con un internado para varones y damas, donde a través del cobro simbólico de una modesta suma de 10 dólares mensuales, estudiantes procedentes de pueblos vecinos, especialmente del sector indígena, puedan recibir funcionales hospedajes. Cuenta además con laboratorios, donde la moderna tecnología del internet y la computadora son parte vital en la formación integral, técnico-académica del educando, la cría de cerdos, gallinas ponedoras y de engorde, de variadas hortalizas, son parte del abastecimiento de los alimentos básicos que se le proporciona al comedor escolar, donde todos los estudiantes, sin excepción, reciben diariamente un suculento almuerzo y de paso ponen en práctica la sabia frase: ‘mente sana, cuerpo sano’, que garantiza tranquilidad en el necesario rendimiento académico del estudiante que con entusiasmo acude a recibir su educación básica, que lo ha de preparar para la siguiente etapa de continuar su segundo ciclo en las otras escuelas de la región.

Es importante reconocer el valioso aporte que tradicionalmente han dado y siguen dando los hermanos Motta, ya sea con becas, donación del terreno para ampliar el área física del colegio y el permanente subsidio económico con que sufragan otros programas de beneficio y en los que interviene favorablemente la comunidad educativa de Remedios.