Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

El regreso silencioso de nuestros generales

PANAMÁ. Mientras en la cárcel La Santé el ex general Manuel Antonio Noriega cumple una condena, en Panamá hay otro con dos estrellas, au...

PANAMÁ. Mientras en la cárcel La Santé el ex general Manuel Antonio Noriega cumple una condena, en Panamá hay otro con dos estrellas, aunque no cuenta con una sola brigada.

Su nombre: Jacinto Tom Alemán. Él funge como director del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN).

El funcionario fue miembro de las extintas Fuerzas de Defensa de Panamá, y al parecer nuestro protagonista de hoy, sigue fiel a sus tradiciones castrenses.

La prueba de esto es la fotografía y el rango que identifica a Tom en el portal de internet del SENAN.

Hasta el cierre de esta edición, la foto del funcionario aparecía en el sitio web oficial con uniforme de gala naval y la leyenda que reza: ‘Mayor General DEM’ (diplomado en estado mayor) y una ‘R’ entre paréntesis que debe ser interpretada como ‘retirado’.

Pero, hay varias contradicciones. La Estrella consultó a algunos militares que conocen el pasado de Tom. Los consultados recordaron que el supuesto ‘general’ se jubiló y pasó a la reserva de la Fuerza Pública con el grado de subcomisionado.

La pregunta es de dónde le salió el rango de general de dos estrellas a Tom, cuando ni siquiera Omar Torrijos tuvo estrellas durante el militarismo que imperó por 21 años en Panamá.

Un mayor general de dos estrellas tiene que tener tres brigadas y una de apoyo. Cada brigada debe contar con 2.400 efectivos, pero el SENAN con dificultad llega a esa cifra.

Aún así, Tom se hace llamar ‘general’. Él dice que ‘es por cuestiones de equivalencia y protocolo’ cuando va al exterior, pero que aquí en Panamá solo es director.

En medio del asombro y de una peculiar risa, al catedrático y constitucionalista Miguel Antonio Bernal la actitud de Tom le parece ridícula e ilegal.

El ex integrante de la Cruzada Civilista explicó que se trata de una ‘flagrante violación a la Constitución, que establece que Panamá no puede tener ejército’.

Algunas veces, Tom siente que el trato es discriminatorio cuando no lleva puesto el uniforme en congresos internacionales.

Al respecto, Bernal manifestó que Tom ‘no debería de ir, porque en Panamá no hay fuerzas armadas’.

El primer director civil de la Policía Nacional después de la caída del militarismo, Ebrahim Asvat, expresó que, de comprobarse la permisividad del caso, ‘sería un total retroceso. Es incongruente que en un país donde no existe ejército haya rango de general’.

Otro que se quedó sorprendido y que sí fue general es Rubén Darío Paredes. Él dijo que ‘el uso de rangos militares es una fantasía, una quimera. Se trata de una contradicción que en un país como el nuestro, que no tiene fuerzas armadas, se den estos casos. ¡Ni siquiera Omar Torrijos tuvo tantos laureles!’.

Paredes opinó que es necesario prestarle atención a esos comportamientos a tiempo y hacer los correctivos pertinentes.

La voz del ex dirigente de la Cruzada Civilista Alberto Quirós Guardia se hizo escuchar. Él consideró que se trata de una desobediencia a lo que permite el escalafón de los cuerpos policiales y pone en juego los valores democráticos alcanzados.

Los comentarios de los entrevistados están en apego a la legislación. La Constitución Nacional es clara en ese sentido y el Decreto Ejecutivo 104, que reglamenta la Ley 7 de 2008, que crea el SENAN, también.

En el punto 4 del Artículo 214, estipula que el nivel oficial superior del rango mayor es el de comisionado y en el nivel directivo, el cargo de más jerarquía tiene la denominación de ‘director general’; sin embargo Tom en el exterior se quita el ‘director’ y deja ‘general’.